presentada por
Menú
Francia, “un hueso duro”

Müller y cía. ilusionados con Maracanã

Maracanã – ocho letras sagradas para los aficionados al fútbol. Uno de los estadios más grandes del mundo (casi 200.000 espectadores), un mito, “un santuario brasileño”, tal como comentó Giovane Elber en los últimos días. Franz Beckenbauer, quien jugó allí por primera vez en 1968, confesó sentirse “un poco enamorado” y no haber olvidado el ambientazo que se vive en él cuando los aficionados cantan y bailan en sus gradas.

El mítico estadio ha sido renovado para la cita mundialista (capacidad para 75.000 espectadores) y aunque parece haber perdido algo de su encanto de antaño,  Maracanã sigue siendo un templo para todos los amantes del deporte rey. “Tenemos ganas de jugar en Maracanã”, aseguró Thomas Müller pensando ya en el duelo del viernes ante Francia en cuartos de final. El equipo alemán sabe perfectamente que en Río de Janeiro le espera “un hueso duro” (Bastian Schweinsteiger).

“En los partidos de la fase de grupos o ante Nigeria, pudo verse lo fuerte que son los franceses, cuentan con buenos jugadores en sus filas con una gran calidad indiviual. Pero también juegan como un equipo”,indicó Schweinsteiger. El segundo capitán de Alemania, quien podría disputar su partido 106 con la selección, está convencido de “que podemos batir a Francia si tenemos las ganas y el planteamiento necesarios.”

Y un buen estado físico. Alemania ha contado con poco tiempo para recuperarse del esfuerzo realizado ante Argelia en los 120 minutos de octavos. “Tuvimos que disputar la prórroga. Te enfada ver que Francia gana 2-0 en el tiempo reglamentario”, señaló Manuel Neuer. El cancerbero definió a Francia como el “el equipo más estable del torneo. Necesitamos sobre el césped a 11 jugadores que estén en forma al 100%.” Cabe recordar que el encuentro se disputará a 30°C de temperatura.