presentada por
Menú
Generación de oro

Schweinsteiger corona su carrera

Bastian Schweinsteiger se presentó en la zona de prensa del mítico Maracanã con una camiseta en firmada por antiguos campeones del mundo alemanes y una bandera de Alemania atada a la cintura. La herida del pómulo recordaba lo sucedido sobre el césped pocos minutos antes, pero, sobre todo, la importantísima victoria cosechada.

“Aquí quería apurar al máximo. Me alegra que el seleccionador me reservara un poco al principio”, recordó así el jugador de 29 años el inicio de la aventura mundialsita en Brasil. Schweinsteiger atendió con atención a las palabras de Joachim Löw en la previa de la final. “Les dijimos que tenían que dar tanto como casi nunca antes en su carrera. Entonces lograréis lo que aún no tenéis, es decir, llevaros esta copa a casa”, explicó el propio Löw tras el 1-0 ante Argentina en Río de Janeiro.

Schweinsteiger completó un encuentro perfecto en el que fue su 108° partido con la selección alemana. El centrocampista del Bayern superó una lesión que arrastraba desde el final de la temporada de la Bundesliga, para disputar un total de 504 minutos en Brasil. Para el recuerdo quedarán ya sus actuaciones ante Estados Unidos, Argelia y, sobre todo, Argentina. El segundo capitán de Alemania reflejó con su esfuerzo, las ganas de victoria que acumulaba su generación en la sexta participación en un gran torneo.

Lahm y Schweinsteiger al frente

“Sabíamos perfectamente que los campeones en algún momento suelen dar ese último paso, suelen acabar las cosas. Creímos en ellos en todo momento. Todos los jugadores de este equipo lo han dado todo, guiados por unos increíbles Bastian Schweinsteiger y Philipp Lahm”, aseguró el seleccionador Löw.

Schweinsteiger y Javier Mascherano libraron un intensísimo duelo, Sergio Agüero le golpeó en su cara con la mano en un balón aéreo. Muy pocos pensaban que el centrocampista disputaría los 90 minutos. Pese a que la sangre brotaba por la herida de su rostro y Kevin Großkreutz ya estaba preparado en la banda para saltar al terreno de juego, el canterano del Bayern regresó al partido tras ser atendido entre los aplausos de los espectadores. La conquista de la copa del mundo fue, sin duda, la mejor recompensa.

Schweinsteiger aún no ha concluido su compromiso con Alemania, pues no descarta participar en el próximo mundial. Pero antes, en la fiesta organizada en la playa de Ipanema, el jugador de 29 años lo tuvo claro: “Estoy agotado. Va a ser una noche larga. Intentaré disfrutar del momento.”