presentada por
Menú
Van Buyten en cuartos

Shaqiri eliminado, el gol de Green insuficiente para EE.UU.

Amarga despedida del mundial 2014 para Xherdan Shaqiri y Suiza. El cuadro helvético cayó en octavos de final ante Argentina (0-1) en el último suspiro de la prórroga. Angel di María selló el billete de la Albiceleste a cuartos con un tanto en el minuto 118.

Los 63.255 espectadores que llenaron el estadio de São Paulo, vieron a una Suiza muy bien plantada sobre el terreno de juego. El once de Ottmar Hitzfeld, en su último partido como seleccionador de Suiza, ofrecía batalla a Lionel Messi y compañía. Sobre todo durante una primera mitad en la que Shaqiri fue el mejor de los suyos. Argentina carecía de ideas ante la meta rival y de ritmo frente a la organización defensiva suiza.

Granit Xhaka (28´) y Josip Drmic (39´), caras conocidas de la Bundesliga, pudieron adelantar a Suiza en el primer acto. En la segunda mitad las oportunidades fueron argentinas, pero Rojo (59´), Gonzalo Higuain (62´) y Messi (67´/75´/88´), no tuvieron suerte ante la meta de Benaglio. Mejor lo haría di María en los últimos compases de una prórroga que pudo marcharse a los penaltis de no haber estrellado su remate contra el palo Blerim Dzemaili (120´+1).

Green marca, pero pasa Van Buyten

Argentina se medirá en cuartos a Bélgica, selección que también sigue con vida en el mundial tras superar una prórroga, en su caso ante Estados Unidos (2-1). Tras unos 90 minutos sin goles, los 51.277 espectadores del estadio de Salvador, disfrutaron con la mejor prórroga de lo que llevamos de Mundial. Los Diablos Rojos de Daniel van Buyten (jugó todo el partido) se estrellaban una y otra vez con Tim Howard, hasta que en el 93 Kevin De Bruyne logró hacer el 1-0. Poco después Romelu Lukaku (105´) amplió la ventaja belga.

Pero Estados Unidos no bajó los brazos y logró recortar distancias con un tanto del canterano del Bayern Julian Green (107´). Primer gol en los que fueron sus primeros minutos mundialistas. Bélgica resistió el esfuerzo final de los de Klinsmann y certificó su paso a cuartos de final de un mundial por primera vez en 28 años. “Habría sido muy amargo no pasar, dispusimos de las mejores ocasiones”, concluyó un exultante Van Buyten