presentada por
Menú
Con ropa y balones

Bayern ayuda a los jóvenes refugiados

En el éxito no se debe olvidar a los más necesitados. Inmediatamente después de haber aterrizado de Roma, donde el Bayern jugó en la Champions League y visitó al Papa, Karl-Heinz Rummenigge estuvo este miércoles en un cuartel de Múnich. Allí el directivo, acompañado del Ministro del Deporte de Baviera, Joachim Herrmann, y los jugadores Bastian Schweinsteiger y Holger Badstuber, se reunió con 250 jóvenes.

A ellos el Bayern Múnich, en colaboración con su patrocinador Adidas, entregó 250 trajes deportivos, 250 chaquetas, gorros y balones a los “menores de edad sin acompañamiento” (chicos entre los 14 y 18 años que llegaron a Alemania sin sus padres o hermanos).

“Es solo una pequeña ayuda, pero esperamos que sea un inicio. Estos muchachos no tienen nada, unicamente lo que llevan puesto, y nuestra responsabilidad es ayudarles. Eso es un gesto de humanidad que ojala sirva de ejemplo a otros. Eso sería una señal”, dijo Rummenigge 

“Una situación que nos da qué pensar”

El ministro Herrmann diijo: “El Bayern se ha puesto adelante dando ejemplo. Precisamente el fútbol, como deporte de equipo, puede ayudar a estos jóvenes en su difícil situación”. El funcionario desea que el apoyo y la solidaridad popular para con los refugiados se mantenga.

“La situación de estos chicos nos ha dado qué pensar. Llegar a un país extraño sin padres, sin hermanos, sin familia, y depender de la ayuda y la buena voluntad de otra gente, no tener un futuro claro... Que bueno que nuestra visita y los balones que trajimos les permitirá a ellos tener un par de momentos de alegría, que bueno poder ver en el brillo de sus ojos la magia de su juventud”, contaron Bastian Schweinsteiger y Holger Badstuber.