presentada por
Menú
Doble doblete

Robben y Lewandowski en racha

Corría ya el minuto 74 en el Allianz Arena. El Bayern se había sacado ventaja al Hannover 96 mediante los goles de Robert Lewandowski (6' y 38') y Arjen Robben. Entonces Robben perdió el balón ante Christian Pander. El esférico traspasaba la cal, y el árbitro decretaba el saque de banda para el Hannover. Una decisión con la que Robben no quedaba muy satisfecho. El holandés manifestaba su descontento con sonoras protestas.

Una escena típica de Robben: a pesar de la clara ventaja de su equipo, el jugador de 30 años no estaba aún satisfecho. Corría, esprintaba y luchaba cada balón como si el partido, que tenía un claro dominador, aún pudiera torcerse. Ese esfuerzo se vio recompensado cinco minuto después, cuando Robben coronaba el encuentro con el 4-0 definitivo. Diez fueron los disparos que efectuó Robben en los 90 minutos del partido, más que todo el Hannover junto (6).

Un Robben muy atacante

"Me alegra más el rendimiento del equipo que el mío propio" dijo Robben tras el partido con su particular humildad. "Ha sido un buen partido para nosotros y para los espectadores. Hemos jugado un fútbol muy bueno y muy bonito. Todos se han divertido. Podemos estar contentos con este último encuentro" comentaba Robben, que ha dejado su marca en el juego atacante del Bayern de los últimos partidos. El 2-0 al Hannover fue el 100º gol que Robben marca o asiste en sus 110 partidos en Bundesliga.

Tuvo que tomarse un descanso por unas molestias a principios de temporada, tras el partido ante el Wolfsburgo (2-1), después de lo cual volvió para el arranque de la Champions League ante el Manchester City (1-0), liderando al equipo en cinco partidos oficiales seguidos (marcador total: 12-0). En los cuatro partidos de Bundesliga con Robben, los muniqueses han sumado cuatro victorias y 12 goles, cinco de los cuales fueron con la participación directa del holandés. Por contra, en los tres partidos en los que no jugó se dieron dos empates y sólo una victoria, además de marcar sólo tres goles.

Elogios desde las altas esferas

"Está en una forma estupenda, como ya se pudo ver en el mundial. Parece mantener muy bien ese estado de forma. No hay quien le pare, ningún defensa del mundo puede, ni siquiera Sergio Ramos, que es conocido como uno de los mejores defensores. Juega de una forma increíble." Así alababa Karl-Heinz Rummenigge a su jugador modelo. Pero también tenía elogios preparados para otro jugador del Bayern: Robert Lewandowski, que marcó ante el Hannover su primer doblete con la camiseta del club.

"Robert ha jugado muy bien. No es sólo que haya marcado dos goles, sino también la forma en que los ha hecho: con el estilo de un delantero de clase mundial" decía feliz el que también fuera un delantero de clase mundial acerca de los tantos del internacional polaco, que esa tarde se había compenetrado maravillosamente con Robben. "Robert es un jugador muy bueno. No es un delantero de los que sólo van adelante y espera los balones para marcar. Juega muy bien en equipo. Es un jugador magnífico. Es divertido jugar fútbol con él" opinaba Robben.

Tras su pequeño bache a principios de temporada, el delantero de 26 años está cogiendo impulso, y ya ha participado directamente en seis goles (cuatro goles y dos asistencias), lo que supone en este momento el registro más alto de la liga, por delante de Robben (5). "Todos los jugadores necesitan tiempo cuando llegan a un nuevo equipo. Es normal que no haya funcionado tan bien en los primeros partidos como en los últimos años. Estoy satisfecho" dijo Pep Guardiola, que ya tenía ganas de hacer su primera visita al Oktoberfest el domingo: "Tengo curiosidad por ver cómo es. Creo que será un buen día."