presentada por
Menú
“Buen rendimiento“ contra el Hamburgo

Toca recuperar fuerzas de cara al “gran duelo”

Ciertamente no queda mucho tiempo para recuperar. En otoño el Bayern juega un partido cada tres días. Tras el duelo en las alturas en la Bundesliga del pasado domingo en Gladbach (0-0), en el que los muniqueses tuvieron que “llegar hasta los límites” – tal como describió el director deportivo Matthias Sammer – llegó el choque copero en Hamburgo. Un encuentro que el Bayern resolvió con un 1-3 gracias a “un rendimiento realmente bueno”.

Y este sábado llega el Clásico alemán contra el Borussia Dortmund.

“Todos tenemos muchas ganas. Se miden los dos equipos que han dominado el fútbol alemán en los últimos 4 ó 5 años”, explicó Karl-Heinz Rummenigge. Pese al mal momento liguero que atraviesa el Borussia Dortmund (4 derrotas consecutivas, 15°), la plantilla muniquesa no se fía. “No nos interesa la clasificación. Sabemos que es un gran duelo, porque tienen un equipazo”, señaló Manuel Neuer.

El conjunto muniqués cuenta con pocos días para preparar el partido. Los titulares de ayer, completaron una sesión de recuperación en el hotel de Hamburgo. Los suplentes, así como Medhi Benatia o Xherdan Shaqiri, entrenaron en la ciudad hanseática, antes de embarcar en el vuelo chárter de Lufthansa rumbo a Múnich. El viernes, la plantilla realizará el último entrenamiento previo a la visita del Dortmund.

“Estuvimos ahí desde el primer segundo”

Hasta ese día, la victoria cosechada en Hamburgo seguirá presente en la cabeza de jugadores y directivos. Pese al esfuerzo realizado el pasado domingo en Gladbach, el Bayern selló su pase a la siguiente ronda copera sin mayor problema. “Estuvimos ahí desde el primer segundo”, destacó Sammer. Para el capitán Philipp Lahm resultó decisiva la actuación “concentrada” del equipo, mientras que Pep Guardiola resümió: “Fue un partido muy serio por nuestra parte.”

“Fue un partido de copa. Si tienes un mal día, estás fuera.Pero hemos jugado bien y por eso pasamos”, añadió el técnico del Bayern. Robert Lewandowski (7´), David Alaba (44´) y Franck Ribéry (55´), que regresaba al once muniqués, encarrilaron el pase a octavos. Pierre-Michel Lasogga (85 ´) hizo el gol del honor local en los últimos compases.

En octavos espera el Eintracht Braunschweig. “Un buen sorteo“, tal como Sammer describió. El capitán, Lahm, dejó claro que también en esta temporada el objetivo es volver a estar en Berlín. “Sabemos lo bonito que es allí.“ Pero desde ya, la concentración se ha centrado en el Borussia. El Bayern, áún invicto en liga, Champions y copa, quiere aumentar su distancia con el Dortmund. “Debemos actuar muy bien en defensa, evitar las contras y entonces tendremos buenas cartas”, concluyó Lahm.