presentada por
Menú
'Mejor no puede ir'

Un orgulloso FC Bayern 'hambriento de nuevos retos'

Ahí estaban, abrillantadas finamente cerca del podio, los tres copas logradas en la temporada pasada. En esta junta de accionistas aprovechó el FC Bayern para abrir su vitrina y enseñar a los 2.421 socios que estuvieron presentes en Audi Dome muniqués los títulos de campeón de Bundesliga, Copa de Liga y el campeonato del mundo FIFA de clubes. Para completar al trío también estaba el título de campeón de liga de la Beko BBL de baloncesto. Cuatro trofeos los cuales coronaban un excelente año deportivo a lo que había que sumar el mejor año económicamente hablando de la historia del club.

“Hemos tenido un buen año deportivo, pero también económico”, dijo Karl-Heinz Rummenigge el cual confirmaría contento el director de finanzas Jan-Christian Dreesen con su presentación de las cifras récord del pasado curso contable y deportivo. Y también la noticia de que actualmente el FC Bayern “es el club deportivo más grande del mundo” con 251.315 socios, como diría el presidente del club Karl Hopfner, en una noche en la que además se diría una nota especial. “Estos son fantásticos éxitos que van a la para de un fútbol espectacular, pero que además va en sintonía con una gran simpatía de los fans, mejor no puede ir”, dijo Rummenigge.

FCB es también campeón del mundo

Rummenigge cree que “el respeto que tiene hoy el FC Bayern nunca fue tan alto antes. Nuestro club es el ejemplo maestro de lo que se trata ser deportivamente exitoso y económicamente serio.” Esto lo ha notado él en sus muchos viajes al extranjero en los últimos meses. Aunque ahora mismo el máximo título europeo de clubes esté en las vitrinas del Real Madrid, el FC Bayern ha ganado el año pasado cuatro títulos, ocho títulos en dos años. Esto no lo ha vivido nadie creo yo. Únicamente nos podemos quitar el sombrero ante ello”, dijo Rummenigge.

“Después de todos los títulos puede decirse que prácticamente el FC Bayern es también campeón del mundo”, recordó Rummenigge ante el título de campeón del mundo logrado en Río, donde hubieron 7 jugadores del FC Bayern en el equipo alemán y de los cuales Mario Götze lograría el gol que daría la victoria en la final. En total, el FC Bayern envió a la Copa del Mundo de Brasil a 14 jugadores. Rummenigge: “Ningún club ha dado tantos jugadores al mundial como lo hizo el FC Bayern.”

Allianz Arena completamente amortizado

Junto a los éxitos deportivos, Rummenigge también alabó el crecimiento económico. Gracias a ello el FC Bayern pudo ver un crecimiento de un 20% en el área de Sponsoring en el pasado año. Y también Merchandising se ocupó de lograr sus mejores marcas para el equipo alemán más laureado. “Hemos vendido 1,3 millones de camisetas, más que nunca antes. Son más que las que han vendido los otros 17 equipos de Bundesliga juntos”, dijo Rummenigge. En total, el FCB logró un 27% más de beneficio con un total de 105,2 millones de euros.

Una “jubilosa noticia” tenía también que dar Rummenigge en el tema Allianz Arena. Menos de 9 años y medio después de la apertura en el año 2005 está el estadio del FC Bayern “libres de cargas y completamente amortizado. Esto es algo de lo que el club puede estar orgulloso”, dijo Rummenigge. Además de ello, también anunción un aumento de capacidad de 71.000 a 75.000 espectadores para partidos nacionales y de 68.000 a 70.000 para partidos internacionales. Esto está ya “confirmado con la ciudad. Soy optimista y espero que al comienzo de la segunda vuelta hayamos recibido el permiso.”

Ovación cerrada para Hoeneß

Hubo una cerrada ovación para Hoeness por parte de los socios. “Si la autoridad que concierne da su aprobación, Uli Hoeness podría estar libre el próximo año y recibir un puesto en el departamento de crecimiento”, diría Hopfner sobre una pronta vuelta del anterior representante en su puesto en el FCB. “Esperemos que sea el fin de los malos tiempos que creemos que ha podido pasar.”

Por último afirmó Rummenigge confiado, que también en el año contable acutal poder repetir los éxitos del pasado. Después del Mundial “podemos pronosticar que no estaremos decepcionados”, dijo Rummenigge y remarcó “el grandioso rendimiento”, que el entrenador Pep Guardiola (“Él es una bendición para el FC Bayern”) y el equipo han mostrado ya en el transcurso de esta temporada. Y Dreesen añadió: “El orgullo por lo conseguido no mitiga suficientemente el hambre con conseguir nuevos éxitos. Necesitamos el futuro para no inquietarnos.”