presentada por
Menú
"En el buen camino"

Martínez: sudor, paciencia y doce uvas

¡Pedalear! ¡Resollar! ¡Sudar! Javi Martínez ha tenido que esperar mucho hasta poder volver a sentirse un deportista. Poco antes de Navidad se sube a una bicicleta estática en el centro de alto rendimiento del Bayern. Ante él, un televisor en con un programa cómico. Martínez ríe. "Vamos según lo planeado" le cuenta a fcbayern.de. "Cada día me siento mejor. Cada vez puedo hacer más ejercicios. Eso también es bueno para la mente." Martínez lo expresa así: "La pierna tiene que ponerse sana, la mente debe mantenerse sana."

Retrospectiva: 13 de agosto. El partido de la Supercopa en Dortmund. Balón colgado desde la izquierda y Martínez se prepara para la tijereta en el área del Borussia de Dortmund. "En el momento en que estiré la pierna por completo, me encontré con un jugador del Dortmund, y eso llevó a un movimiento antinatural de la rodilla. Sentí un dolor de inmediato" recuerda con precisión del comienzo de su convalecencia. Aún sobre la hierba, el médico le dijo lo que temía: rotura de ligamentos cruzados.

Una semana más tarde, Martínez fue operado en Vail (Colorado), a lo que le siguieron largas semanas en las que sólo podía moverse con muletas. "Fue el periodo más duro. No puedes moverte, no puedes hacer nada. Los amigos, colegas y fisioterapeutas intentaban siempre reconfortarme y animarme. Me han ayudado mucho. Pero me he sentido mal a veces y he evitado el contacto con el equipo. No han sido días fáciles."

Con el sudor sobre la bicicleta, esos días quedan ya muy atrás. "Tengo la impresión de que le va bien, aunque claro, preferiría estar con el equipo en el terreno de juego" contaba Philip Lahm, "va por el camino correcto." Entrenamiento cardiovascular y del torso ante todo, pero la recuperación muscular de la pierna lesionada también está en el plan de Martínez antes de la Navidad.

"Trabajo duro cada día. Pero debo conservar la paciencia, y eso es lo más difícil" sabe el internacional español, que se lleva también a sus vacaciones navideñas un plan de entrenamiento. Pero ante todo está el descanso. Lo primero, partirá hacia su ciudad natal, Ayegui, para reunirse con sus padres y hermanos para celebrar la Navidad. "Somos 14 o quince personas. Mi madre cocina, es muy buena cocinera. Tradicionalmente hay ensalada con codorniz y después marisco."

Después tiene planeado viajar por España. "Iré a algún sitio e intentaré por unos días olvidarme de todo el fútbol y la rodilla." Simplemente relajarme y disfrutar" contaba. Y en nochevieja, Martínez seguirá la costumbre española, quizás más atentamente que de costumbre: "A medianoche comemos doce uvas al son de las doce campanadas." Según la tradición, eso trae suerte. Algo que podría necesitar Martínez en su camino de vuelta al césped.