presentada por
Menú
“Ninguna catástrofe”

El Bayern quiere “aprender de la derrota”

Los jugadores, el cuerpo y los directivos del Bayern abandonaron el Volkswagen Arena de Wolfsburgo cabizbajos ayer viernes por la noche. ¿El motivo? El fallido arranque de la segunda vuelta de la Bundesliga. Los hombres de Guardiola encajaron un sorprendente 4-1 (2-0), la primera derrota de la temporada, precisamente ante el segundo clasificado liguero.

“No fue nuestro día. No hemos jugado bien”, reconoció el capitán Bastian Schweinsteiger tras los 90 minutos. “Hoy no estuvimos a la altura, tenemos que admitirlo”, aseguró Mario Götze. “Sencillamente jugamos mal y debemos hacer un ejercicio de autocrítica”, señaló Jérôme Boateng. “Ha salido todo mal. No es un buen inicio de la segunda vuelta, está claro”, añadió Manuel Neuer.

El Wolfsburgo marcó en el momento justo

El guardameta del Bayern tuvo que recoger ayer el balón del fondo de sus mallas en 4 ocasiones, tantas como en toda la primera vuelta. “Nos habíamos imaginado y habíamos planificado otra cosa”, aseguró un Neuer que, pese a la clara derrota, mantuvo el optimismo. Ciertamente el Bayern sigue sacándole al segundo clasificado 8 puntos. “No es ninguna catástrofe, pero sabemos que aún tenemos mucho que hacer.”

El partido disputado ante los 30.000 espectadores que abarrotaron el estadio del Wolfsburgo empezó con mucha fuerza, con el Bayern presionando a los locales. Sin embargo, los goles lo haría el cuadro de Baja Sajonia. Bas Dost aprovechó la primera contra para hacer el 1-0 a los 4 minutos de juego. Poco antes del descanso el holandés aumentó la ventaja de los suyos con un remate que se coló por la escuadra. “El Wolfsburgo fue mejor y marcó en los momentos justos. Enhorabuena”, explicó el técnico Pep Guardiola.

Una y otra vez en la trampa

Su equipo lo intentó todo en la segunda mitad, pero el Wolfsburgo aprovechó con frialdad un par de contras para sentenciar el partido con sendos tantos de Kevin de Bruyne (53´/73´). Juan Bernat (55´) redujo momentáneamente distancias, pero fue insuficiente. “Perdimos el orden en todos nuestros ataques, no estuvimos compactos y permitimos las contras relativamente fácil. Algo así no debe pasarnos”, analizó Schweinsteiger.

“Caímos bastantes veces en la trampa”, explicó Arjen Robben. “Esto confirma lo que veníamos diciendo cuando ganábamos: nadie te regala nada”, añadió el holandés. “Debemos aprender de esta derrota y quizás no nos venga tan mal de cara al futuro”, comentó Robben. También Boateng, que ayer encajó su primera derrota después de 21 partidos consecutivos invicto, quiso ver el lado positivo del duelo: “Quizás lo sucedido hoy sea bueno para despertarnos.”

Al Bayern no le queda mucho tiempo para darle más vueltas a lo acaecido ayer. Este martes el también octavofinalista de la Champions League Schalke 04, visitará el Allianz Arena. “Todos sabemos que ante el Schalke debemos mejorar mucho”, adelantó Boateng. También Neuer se centró ya en el duelo contra su antiguo club: “La semana con doble partido llega justo a tiempo. Sería malo si hubiéramos tenido que esperar durante ocho días hasta el próximo partido. Ahora debemos de reaccionar.”