presentada por
Menú
Fin de la concentración

Un agotado Bayern regresó a Múnich

Al final el cansancio era tan grande que a muchas de las estrellas del Bayern el sueño los venció antes de abandonar el aeropuerto de Riad. Tras ocho días en Qatar y Arabia Saudí ni siquiera la torta que el personal del avión había preparado para celebrar el cumpleaños 44 de Pep Guardiola logró despertar a los miembros del Bayern, incluido el propio entrenador. Todos deseaban un par de horas para dormir durante el viaje a Múnich.

Atrás quedaron días exigentes y ricos en experiencias. Los jugadores cargaban once sesiones de entrenamientos extahusivos en los huesos. “Nosotros entrenamos muy bien” le dijo Xabi Alonso a fcbayern.de. A ello se suman dos partidos amistosos, contra las Estrellas de Qatar y Al-Hilal, que fueron ganados ambos por marcador de 4-1. además, Holger Badstuber y David Alaba regresaron al equipo tras superar sus lesiones.

Pero el Bayern no solo trabajó en la cancha. A diario se atendieron citas con los medios de comunicación, Robben respondió las preguntas de los estudiantes de una escuela, Neuer atajó los disparos de chicos que sueñan con convertirse en futbolistas, Guardiola entrenó a un equipo juvenil, y el resto del equipo se tomó fotos y repartió autógrafos.

El domingo a las dos de la mañana (hora local) el avión de Lufthansa emprendió vuelo con destino a casa para aterrizar seis horas más tarde, a las 5:44, en Múnich. Los jugadores tendrán libre hasta el lunes en la tarde cuando empieza la fase final de la preparación de la segunda parte de la temporada, que reinicia en once días.