presentada por
Menú
“No es un resultado deseado”

El Bayern debe “subir aún una marcha”

El desplazamiento de Champions League a Lviv para medirse al Shakhtar Donetsk concluyó para la expedición muniquesa a las 2:35h, hora a la que aterrizó el vuelo charter de Lufthansa LH 2571 en el aeropuerto de la capital bávara. En la maleta, un empate en la ida de octavos de final de la Liga de Campeones que deja aún algunas dudas abiertas hasta que el 11 de marzo se dispute el transcendental choque de vuelta en el Allianz Arena el próximo 11 de marzo.

“No es un resultado deseado”, aseguró el directivo Karl-Heinz Rummenigge tras un “partido extraño” disputado en el Lviv Arena debido a la crísis política existente en el este de Ucrania. “Podríamos habernos facilitado las cosas para la vuelta. Podríamos haber ganado. No marcamos, pero tampoco hemos perdido. La puerta está abierta, pero aún podríamos haberla abierto un poco más”, añadió Rummenigge.

“Margen de mejora”

Por su parte, Matthias Sammer, habló de un “resultado peligroso”. “Si quieres pasar, debes ganar al menos un partido. Se ve que aún tenemos margen de mejora hasta alcanzar nuestra mejor versión. Ese es el mensaje para los próximos días. Debemos subir aún una marcha. El rendimiento de hoy fue bueno, pero no genial. Creo que en la vuelta necesitaremos un rendimiento muy bueno”, aseguró el director deportivo pensando ya en el duelo que se jugará en 3 semanas.

Y eso que el choque disputado en el estadio de Lviv, abarrotado por 35.000 espectadores, arrancó bien para los muniqueses. Los hombres de Guardiola no solo dominaban el tempo del partido ante un rival que no jugaba un partido oficial desde mediados de diciembre, sino que además dispusieron de las primeras llegadas claras. “Dispusimos de latigazos en la primera mitad, pero al final no marcamos. Quizás ese sea el único pero que pueda ponerle al equipo”, señaló Rummenigge.

Inferioridad numérica

“Creo que lo hemos hecho bien. Controlamos el juego y no permitimos ninguna contra rival, su mayor potencial. Es una pena no haber marcado un gol, eso nos habría venido muy bien”, resumió el capitán Bastian Schweinsteiger. “Claro que esperábamos algo más”, reconoció Thomas Müller antes de añadió: “La primera mitad estuvo bastante bien, en algunas situaciones nos faltaron un par de centímetros. En la segunda mitad no logramos seguir imponiendo nuestro juego.”

Ciertamente el segundo acto supuso un cambio radical en el partido. La expulsión de Xabi Alonso, en su partido 100 en la Champions, a 25 minutos del final, y el buen hacer de la pétrea línea defensiva ucraniana, frenaron repetidas veces a un Bayern, que ya no pisaba área con tanta asiduidad.

Concentración en la vuelta

“En la segunda mitad me pareció poco. Nuestro objetivo era marcar un gol. Desafortunadamente no lo logramos. Por tanto, en la vuelta tenemos que afrontar el partido con mucha concentración para lograr el pase a cuartos”, adelantó Rummenigge. Sammer se mostró en la misma línea: “Vamos por el camino, pero aún no hemos llegado al punto en el que queremos y debemos estar. Debemos seguir mejorando. Hoy no estuvo mal, pero aún no es el Bayern de Múnich. Y debemos volver a nuestro nivel.”

Las estadísticas hacen ser optimistas de cara a la vuelta. En 19 de los 21 empates cosechados por el Bayern fuera de casa, certificó el pase a la siguiente ronda en la vuelta. Thomas Müller concluyó antes de embarcar : “No hay compromisos. Tenemos una hoja de ruta clara, tenemos que ganar el partido de vuelta para pasar.”