presentada por
Menú
Obstáculo superado con creces

Alegría en el Bayern: “Hemos pasado”

En la exitosa historia del Bayern también hubo dolorosas derrotas contra equipos de menor categoría. La última llegó en 2004, cuando el cuadro bávaro sucumbió ante el Alemannia Aachen, por entonces en segunda división. También en Magdeburg (noviembre, 2001), Vestenbergsgreuth (agosto de 1995) o Weinheim (agosto de 1990) dijo adiós a la copa el conjunto muniqués. Sin embargo, ayern, ante el Eintracht Braunschweig, los hombres de Guardiola no dieron ninguna opción a la sorpresa. El actual líder de la Bundesliga superó con creces el primero de los 3 últimos obstáculos hasta la final de Berlín y disputará su 33° cuarto de final copero.

“Estamos contentos.Era una victoria obligatoria. Hemos pasado”, indicó Thomas Müller tras los 90 minutos disputados en el Allianz Arena. Poco después añadió: “El Braunschweig estuvo encerrado en el campo durante todo el partido. La victoria nunca corrió peligro, no se trató de un espectáculo ofensivo, pero se puede esperar que lo logremos en cada partido.” Manuel Neuer se mostró en la misma línea: “Lo importante es haber pasado a la siguiente ronda. No fue tan fácil, pero fuimos superiores en todas las facetas.”

El Braunschweig llegó a Múnich con la intención de ponerle las cosas muy difíciles a los locales. El cuadro de segunda división lo dio todo sobre el césped, peleando cada metro y cada balón dividido. “Queríamos ofrecer una mejor imagen que algunos primeras. Creo que lo conseguimos”, comentó el técnico Torsten Lieberknecht. “Este tipo de partidos coperos no son fáciles de jugar”, resumió Pep Guardiola antes de asegurar: “Los equipos de menor categoría no son tan potentes invidualmente, pero juegan con mucho corazón y son físicamente muy fuertes. No paran de trabajar.”

“Personas, no máquinas”

Algo que pudo comprobar el Bayern de primera mano ayer. “Apretamos los dientes tras una primera fase bastante buena”, analizó Müller. El Bayern dominaba, atesorando hasta un 80% de posesión en muchas fases del duelo, pero carecía de remate en los últimos metros. Hasta que David Alaba se sacó de la chistera un golazo de falta directa poco antes del descanso. “Un gran gol, un golazo. Un gol muy importante”, subrayó Robert Lewandowski. “Justo en el momento adecuado”, añadió Müller.

En la reanudación, sobre todo tras el tanto de Mario Götzes (57´), el Bayern dispuso de varias ocasiones claras para golear, pero a diferencia del reciente 4-1 liguero al Colonia o el 0-6 al Paderborn, no llegarían más goles. “Somos personas, no máquinas”, comentó Franck Ribéry a posteriori. Aunque quizás el mejor resumen lo hizo Jérôme Boateng: “No ha sido nuestro mejor partido. Pero al final lo que cuenta es el resultado. Mañana hablaremos de nuevo y pasaremos página, ahora nos centramos en el Hannover.”