presentada por
Menú
Apoyo grandioso

“La afición nos impulsó”

Thomas Müller tuvo que volver a darlo todo. Reclamado por una afición que estuvo grandiosa, el máximo goleador alemán en la Liga de Campeones (27 dianas) se encaramó a la valla de la grada para celebrar la fiesta del 6-1 (5-0). No lo dudó. Agarró el megáfono y se hizo el líder de los cánticos en el Allianz Arena durante unos minutos.

“Tuve pequeños problemas con el aparato”, reconoció Müller con una gran sonrisa de satisfacción. “Con toda seguridad se me hubiera oído más con mi propia voz que con el megáfono.” La fiesta de todos modos fue grande, fiesta perfectamente merecida tanto por el equipo como por una infatigable afición.

‘Jamás rendirse’

“Estuvieron espectacularmente bien”, expresó el director general Karl-Heinz Rummenigge acerca de la afición, alabándola profusamente. “Metieron muchísima caña, dieron alas al equipo”. Ya antes del pitido inicial la Südkurve mostró su compromiso, tal como manifestó Manuel Neuer: “Esa coreografía con la pancarta ‘jamás rendirse’ encajaba perfectamente con el partido.”

Jérôme Boateng también quiso precisar la contribución de la afición a la victoria sobre el Oporto. “La afición nos impulsó, fue una grandísima ayuda“, alabó el central. Esta edición de la Liga de Campeones Boateng ha anotado 3 goles y ha dado 3 asistencias. Y quién sabe: quizá la afición del Bayern les lleve también en volandas a Berlín.