presentada por
Menú
Confianza pese a la derrota

“Seguimos siendo el Bayern”

Durante la cena pospartido celebrada en Oporto pudo notarse en el ambiente algo de  “saudade”, palabra portuguesa que define un estado de ánimo cercano a la añoranza y melancolía. El 3-1 (2-1) encajado en la ida de cuartos de final de la Champions League ante el equipo local un par de horas antes estaba muy presente en la cabeza de los asistentes. La expedición muniquesa esperaba llegar a la vuelta con un mejor resultado, pero lo cierto es que un marcador así no es imposible de remontar.

“Veo caras tristes. Naturalmente no es una buena noche, cuando se pierde 3-1. Cometimos grandes errores, tampoco jugamos bien. Debemos ser críticos.“, aseguró Karl-Heinz Rummenigge en su tradicional discurso pospartido europeo. “Ahora debemos sentarnos relajados y unirnos. El martes es el partido de vuelta, será complicado. Pero tengo una enorme confianza en este grandísimo equipo y este grandísimo entrenador”, añadió el directivo muniqués.

“Un comienzo para olvidar”

La primera derrota del Bayern en Portugal vino guiada por dos errores individuales en la fase inicial del choque. Ricardo Quaresma (3´/de penalti, 10´) golpeó dos veces con su pie derecho. “Todos han visto que no empezamos muy bien. Fue un comienzo para olvidar”, reconoció Thomas Müller sin tapujos. “A este nivel ese tipo de fallos se pagan. Debemos recomponernos. Si quieres ser un gran equipo, tienes que saber pasar página”, indicó el director deportivo Matthias Sammer.

Tras el doble jarro de agua fría, el Bayern agarró el mando del partido y logró reducir distancias con el tanto de Thiago en el minuto 28. Primer tanto del centrocampista español en la Champions League después de su larga ausencia por lesión. “El equipo mostró la reacción adecuada. No habría estado tan mal un 2-1”, aseguró el capitán Philipp Lahm. Sin embargo, en la reanudación “no encontramos nuestros juego”, señaló Müller. Jackson Martínez (65´) castigó la inseguridad del Bayern con el definitivo 3-1.

"Y sin embargo esto continúa"

“No tengo ninguna explicación para ello, pero tampoco voy a criticar a nadie”, recalcó Sammer. En la misma línea se mostró Rummenigge: “No voy a criticar al equipo. Contamos con 13 ó 14 jugadores disponibles desde hace semanas y estamos jugando un partido cada 3 días. En algún momento, uno se siente cansado. Entonces te pesan las piernas y te falta un poco de concentración en la cabeza.”

“En la segunda mitad nos faltó algo de aire y encima encajamos el tercer gol”, resumió Jérôme Boateng. “Decepcionante” encontró Müller la incapacidad del Bayern para “tranquilizar el partido”. “Generamos muy pocas ocasiones de gol y no logramos alcanzar realmente las zonas de peligro. Sabemos que lo hemos estropeado juntos. Y sin embargo, esto continúa”, indicó el guardameta Manuel Neuer.

Un “resultado complicado”

Hay que levantar la cabeza y mirar al frente. “Ahora estamos por los suelos y se nos criticará. Merecidamente también. Pero aún queda el partido de vuelta”, recordó Sammer sabiendo que, pese al “resultado complicado” (Pep Guardiola), la eliminatoria sigue abierta. “No debemos perder los nervios y tenemos que mantener la calma. Ahora debemos marcar en casa al menos 2 goles, y ganar 2-0, 3-1 con prórroga o incluso 5-2. Somos optimistas, necesitaremos una gran actuación”, adelantó Sammer.

También los jugadores saben que las opciones de estar entre los 4 mejores equipos de Europa siguen estando ahí pese a la dificultad. “Resultará importante saltar al césped con determinación.Aún podemos arreglarlo el martes”, resaltó Boateng apelando al espíritu que ha venido mostrando el equipo en las últimas semanas. Su compaño Müller añadió: “Ya hemos comentado que el martes lo daremos todo.Seguimos siendo el Bayern, un equipo muy fuerte en casa. No supondría ningún milagro ganar 2-0 en casa. Pero tenemos mucho trabajo por delante.”