presentada por
Menú
Repaso a los alirones (I)

5 x 5 campeonatos ligueros: del “penalti polvoriento” al “Bumm” de Müller

El Bayern de Múnich se ha asegurado esta temporada la liga alemana por vigesimoquinta vez en su historia. Con ocasión de la celebración del título, fcbayern.de ha echado un vistazo a los 25 campeonatos y ha encontrado hechos, curiosidades y leyendas. Como aperitivo al fin de semana, recordaremos de lunes a viernes cada día cinco títulos. Parte 1: 1932, 1969, 1972, 1973, 1974.

1932

Con un calor abrasador se vieron las caras en Núremberg el Bayern y el Frankfurt para disputar el partido final por el campeonato. El Eintracht empezó fuerte, pero en el minuto 35 sólo una mano evitó el gol del Bayern.  El consecuente tiro de castigo es conocido como “el penalti polvoriento”. Oskar Ossi Rohr convirtió el 1-0 con un tiro fulminante. Entre los gritos de ánimos de miles de fans del Bayern sentenció Franz Krumm en el minuto 75 con un tiro perfecto, 2-0. El Bayern de Múnich se convirtió así por primera vez en campeón alemán y la ansiada Victoria (trofeo hasta 1944) fue trasladada a Múnich al día siguiente en una colosal marcha triunfal.

1969

El 10 de junio de 1969 coronó el periódico Bild a Franz Beckenbauer como nuevo monarca del fútbol. “Franz es el Kaiser de Baviera”, rezaba el titular después de que un Bayern arrollador se hiciera con su primer campeonato de Bundesliga. Sólo cuatro años después de su ascenso, consiguieron los muniqueses dominar la tabla desde la primera hasta la última jornada. Esta hazaña la ha logrado el Bayern 5 veces hasta la fecha (1968/69, 1972/73, 1984/85, 2007/08, 2012/13), único club alemán que lo ha conseguido. Gerd Müller, con 30 tantos, se convirtió por segunda vez, la primera en 1967, en máximo goleador de la liga. Beckenbauer terminó la temporada con una nota global de 1,58, otorgada por la revista kicker, convirtiéndose así por primera en mejor jugador de la Bundesliga, honor que mantuvo durante las siguientes tres temporadas.

1972

Con los legendarios 101 goles se hizo el Bayern, que antes de la temporada había contratado a dos jugadores de 18 años llamados Uli Hoeneß y Paul Breitner, con su tercer campeonato alemán de liga. Gerd Müller hizo él solito 40 de los 101 tantos. Estas dos marcas han pasado a la historia como las mejores de todos los tiempos. También se produjo esta temporada la victoria récord del Bayern, vigente hasta hoy: en la jornada 16 fue barrido el Borussia Dortmund por 11-1 en el Grünwalder Stadion. No obstante, el título no se decidió hasta el último partido: el Bayern, entrenado por Udo Lattek, recibió al Schalke, segundo en la tabla, y ganó 5-1 el primer partido en el nuevo Estadio Olímpico.

1973

Con un 5-0 frente al Rot-Weiß Oberhausen se colocó el Bayern ya desde la jornada 1 como líder de la Bundesliga y no cedió el puesto en ninguna ocasión hasta el final. De esta forma consiguió el Bayern por vez primera vez en su historia defender el título liguero, que lograron definitivamente en la jornada 30 tras derrotar 6-0 al 1. FC Kaiserslautern. La ventaja ascendería tras el último partido de la temporada a 11 puntos sobre el segundo, el 1. FC Köln. En el partido decisivo contra el Kaiserslautern sumó Gerd Müller 5 goles más a su cuenta para alcanzar un total de 36 y renovar así su título de pichichi.

1974

Por tercera vez consecutiva vino el título de campeón de liga a Múnich, lo que supondría la primera de la cuatro ternas que a día de hoy en su historia ha logrado el Bayern (1972 – 74, 1985 – 87, 1999 – 2001, 2013 – 15). Gerd Müller consiguió además su tercer trofeo de máximo goleador consecutivo, propiciando así el éxito musical en su honor: “¡Después hace bumm!”. La temporada vino caracterizada por el mano a mano del equipo de Udo Lattek con el Mönchengladbach. El alirón se produjo en el penúltimo partido: el Bayern derrotó 1-0 al Offenbach y se ubicó inalcanzable en cabeza después de que sus rivales cayeran derrotados 1-0 en Düsseldorf. El duelo directo de la semana siguiente en el estadio del Gladbach careció por lo tanto de importancia. Sólo un día después de la primera consecución de la Copa de Europa 4-0 en partido de repetición contra el Atlético de Madrid, fueron derrotados 5-0 unos muniqueses extasiados de alegría.