presentada por
Menú
Pasa página al Augsburgo

Centrados en el Barcelona: “Luchar hasta el final”

“El martes lo daremos todo, ¡estamos con vosotros!”, con esa pancarte recibieron los aficionados al Bayern en los minutos previos al duelo contra el Augsburgo. Estaba claro que el penúltimo partido liguero de la temporada en casa no era el duelo prioritario a 3 días de la vuelta de las semifinaels de la Champions League contra el Barcelona. Pese a ello, Pep Guardiola presentó su mejor once en el derbi bávaro. “Los jugadores no estaban de vacaciones”, aseguró el técnico tras el 0-1 (0-0) encajado por los suyos.

“Sencillamente no materializamos nuestras ocasiones en estos momentos”, aseguró el capitán Philipp Lahm, quien fue sustituido en el minuto 14 tras la expulsión de Pepe Reina. Mientras Mario Götze (9´) y Robert Lewandowski (44´) estrellaron sus remates contra la madera, Raul Bobadilla logró batir en el minuto 70 a Manuel Neuer con el tacón.

El Bayern acumula 4 partidos sin conocer la victoria. Aunque es cierto que la derrota contra el Augsburgo no tiene mayor significado en lo referente a la clasificación, pues los de Guardiola ya cantaron el alirón hace un par de semanas. Está claro que una victoria habría venido mejor para preparar el decisivo choque contra el Barcelona. “Estábamos metidos, no jugamos a medio gas. Claro que nos habíamos imaginado otro tipo de partido y no contando con un hombre menos al cuarto de hora”, resaltó Thomas Müller.

“Aún no se ha terminado”

La plantilla quiso zanjar pronto el 0-1 contra el Augsburgo en la zona mixta para poner toda su concentración en el partido de vuelta contra el Barcelona. “En el fútbol algunas veces pasan cosas increíbles”, advirtió Bastian Schweinsteiger. Queda esperanza pese a la dificultad del reto. “Debemos dar todo lo que tenemos. Ya hemos demostrado en muchas ocasiones el rendimiento que podemos ofrecer en Múnich. Aún no se ha terminado, lucharemos hasta el final”, adelantó Lewandowski.

El directivo Karl-Heinz Rummenigge habló de una “pequeña” opción, pero “hay, por así decirlo, partidos del siglo. Tenemos la obligación de ponerlo todo sobre el campo. Y si con eso no basta, pues no puedes cambiar nada.” Müller concluyó destacando el comportamiento de una afición volcada con los suyos pese a la derrota contra el Augsburgo. “Ha sido una sensación preciosa tras el partido. Todos sabemos que será una tarea faraónica. Pero no nos rendimos.”