presentada por
Menú
Fiesta en el Postpalast

Los orgullosos campeones "a tope"

¡Arriba el telón para los campeones bávaros! Tras los honores en el Allianz Arena, el tradicional baño de cerveza y los cánticos en los vestuarios, la fiesta se trasladó al Postpalast muniqués (Vídeo y galería fotográfica). ¡Y hasta altas horas de la noche! "¡Que no decaiga la fiesta, hoy lo damos todo!" decía Karl-Heinz Rummenigge, "cuando ganas esa ensaladera no puedes más que estar orgulloso."

Hablando de orgulloso. El honor de portar el trofeo a las 20:30 al frente del equipo al entrar en la sala se le reservó a Sebastian Rode, que se estrenaba como campeón de liga. "No quería soltarla más" bromeaba el capitán Philipp Lahm. Le siguió una tarde para disfrutar, con grandes actuaciones musicales, entre otras la de la estrella jamaicana OMI, formidable comida (tres tipos de salmón alpino, sopa de berros y filete de Almochsen) y muy muy buen ánimo. Cuando hacia la medianoche el DJ caldeó el ambiente, nadie permaneció quieto: jugadores y entrenador salieron a darse un baile.

Antes de eso, el presidente Rummenigge se había vuelto a deshacer en elogios. "Siete de nuestros jugadores se proclamaron campeones del mundo el pasado año, 14 participaron en el mundial. Normalmente estás muerto durante un año, no puedes correr un metro más, no tienes motivación" recordaba el ex-jugador de 59 años de sus tiempos, "lo que ha logrado nuestro equipo con su entrenador este año es espléndido. Muchas gracias, querido Pep."

Dado el gran problema de las lesiones esta temporada, sencillamente no habría sido posible. Y a pesar de eso hemos vivido muchas noches mágicas de fútbol, como la victoria en octavos y cuartos de final de Champions League ante Donezk y Porto. Rummenigge volvió a recordar el 3-2 de la vuelta contra el Barcelona. "Me inclino ante vosotros" dijo el presidente del FC Bayern München, "este equipo tiene un fantástico carácter."

También estaba de celebración el equipo femenino del club, que volvía a convertirse este año en campeón de Alemania. "Nunca se había dado una celebración doble mixta" sentenciaba Rummenigge, que le dedicó un "gran elogio" a ellas. El domingo podrá verse también en el balcón al equipo entrenado por Thomas Wörle.

Horst Seehofer está orgulloso

Entre los invitados en el Postpalast se encontraba, entre las familias de los jugadores y numerosas leyendas del Bayern, el alcalde de Múnich, Dieter Reiter, y el ministro presidente de Baviera, Hosrt Seehofer. Éste dijo: "La obligación más bonita del ministro presidente de Baviera es tener que felicitar cada año al Bayern de Múnich por al menos un título. ¡Estamos orgullosos del Bayern!"

Seehofer contó que en una visita a China le entregó una camiseta del Bayern al mandatario chino Li Keqiang. "Eso le interesó más que ninguna otra cosa de lo que le dije." Esa experiencia le mostró que el Bayern es una "marca mundial". Y a pesar de eso, como el dijo, el club sigue siendo una "gran familia". ¡Una familia que hace mucho ruido cada fin de semana!