presentada por
Menú
50 Aniversario del Ascenso

El Ascenso, parte 3: El equipo del Ascenso

26 de junio de 1965, las 17:42 horas. Suena el pitido final en el Estadio Olímpico de Berlín. El Bayern de Múnich se ha impuesto al Tennis Borussia Berlin por 0-8. Perfecto. Perfectísimo. ¡El Bayern de Múnich ha ascendido a la Bundesliga! ¡Por fin!

El próximo viernes se cumple el 50 aniversario de dicho ascenso, y por este motivo, el fcbayern.de recorre en cinco partes el proceso por el que el Bayern inició su andadura para conquistar el mundo del fútbol, tanto en Alemania como en el resto del mundo.

Parte 3: El equipo del Ascenso

A principios y mediados de la década de 1960 la situación financiera del Bayern de Múnich no era aún buena. El Presidente del club, Wilhelm Neudecker, hizo de la necesidad virtud y organizó el equipo con la impronta de jóvenes jugadores. Con una media de 21,8 años de edad, el Bayern era el equipo más joven de la Regionalliga en la temporada 1964/65. Su capitán, Adi Kunstwadl, a la edad de 24 años, representaba uno de los más veteranos de la plantilla. “Éramos, por así decirlo, unos jóvenes salvajes, rebosantes de pasión, motivación y apenas domesticados”, escribió Sepp Maier en su libro “Quien baila con el balón” (“Wer mit dem Ball tanzt”).

Dos de las tres incorporaciones que se produjeron en el verano de 1964 vinieron de su propia cantera: el delantero Rudolf Nafziger y Franz Beckenbauer. El de 18 años ya había debutado en los últimos compases de la anterior temporada con el primer equipo. En la victoria por 0-4 contra el FC St. Pauli en la eliminatoria de ascenso (6 de junio de 1964) jugó de lateral izquierdo y marcó el tercer tanto. Por aquel entonces Beckenbauer era “un joven delgaducho pero con bastante sangre fría”, quedó recogido en las crónicas por el 70 aniversario de la fundación del Bayern de Múnich (1970).

Pero Cajkovski, entrenador del Bayern, no estaba muy entusiasmado con el que después sería mundialmente conocido como ‘el Kaiser’: “Es muy blando. No le puedo utilizar“, declaró el yugoslavo cuando Neudecker subió a Franz a los entrenamientos del primer equipo. Sin embargo Neudecker impuso a Beckenbauer, y Cajkovski tuvo que pulir a la joven incorporación, como le tocó también hacer con Gerd Müller.

Gerd Müller (18 años), procedente del TSV Nördlingen, fue la única incorporación externa del Bayern. “¿Qué se supone que puedo hacer con este joven? Con ese físico, imposible”, fue la desconcertada reacción de Cajkovski ante la estatura del delantero (1,76 metros de altura y de constitución ancha). En sus propias palabras, era más propia de un “levantador de pesas”. Presionado por Neudecker, hizo debutar en la jornada 12 a Müller (se rompió el brazo en la pretemporada), y a partir de entonces sus goles hablaron por sí mismos: En 26 partidos de la Regionalliga marcó ¡32 goles! Beckenbauer se convirtió en una pieza fundamental a partir de la sexta jornada. En total jugó 32 encuentros y marcó 16 goles en la temporada 1964/65.

En el verano de 1964, un joven de 20 años, de nombre Sepp Maier, se hizo amo y señor de la portería del Bayern. Entre los tres jugadores hoy destacados formaron un eje en el campo que durante muchos años posteriores llenaría de orgullo y éxitos la historia del Bayern de Múnich: Maier - Beckenbauer - Müller.

El jueves se publicará la cuarta parte del repaso al Ascenso: La carrera por el Ascenso.