presentada por
Menú
'Seguir así'

'¡Bravo!' El Bayern convence y Müller no para

Terraza, más de 20 grados y pesar de lo avanzado de la noche. A nuestro lado una magnífica vista del Acrópolis iluminado. El banquete en Atenas ofrecía el ambiente perfecto para terminar el exitoso primer viaje de Champions League de la temporada. "Siempre es importante entrar bien en la fase de grupos. El equipo lo ha logrado con un 0-3" alababa Karl-Heinz Rummenigge en su breve intervención tras la victoria ante el Olympiakos, "lo han hecho bien. ¡Bravo!"

Junto al presidente se sentaba en la mesa redonda, como siempre tras los partidos de la máxima competición continental, Pep Guardiola. El español estaba satisfecho. "Lo hemos hecho de locura" dijo el míster del Bayern en la rueda de prensa celebrada una hora antes. No se gana al Olympiakos en su casa así como así, señalaba, ni siquiera el Bayern, por ello: "Muchas felicitaciones a todos los jugadores."

Los muniqueses le asestaron a los campeones griegos la primera derrota casera en Champions League desde hace dos años. Y lo hicieron de un modo soberbio. La victoria del Bayern no estuvo en serio peligro en ningún momento en el caldero del Pireo. Uno de los artífices del triunfo fue, una vez más, Thomas Müller, quien poco después del descanso (52') puso a los alemanes por delante desde una posición imposible.

Clásico resbalón

"Quería ponerle a Lewy un centro muy ajustado" describía el internacional la curiosa escena, "cuando el balón ya estaba en el aire, a cinco metros, vi que no sería ningún centro, sino que iba con peligro a la segunda escuadra. Al final entró, con un poco de suerte - el clásico resbalón." Sea como fuere, surgió un gol digno de ver, además de importante.

Philipp Lahm decía guiñando un ojo que Müller había visto a Roberto, portero del Olympiakos, muy adelantado. "Y entonces disparó a la escuadra - así es Thomas." La intensidad del Bayern bajó un poco tras el tanto de Müller. "Entonces no atravesamos por una buena fase. No controlamos el balón" criticaba Guardiola, "tendríamos que haber dejado al Olympiakos correr más."

Por suerte, los griegos no lograron superar a Manuel Neuer. Mario Götze (89') y de nuevo Müller (90' +2), esta vez de penalti, sentenciaron con sus goles la victoria del conjunto bávaro. En dos ocasiones fue artífice de la jugada el nuevo fichaje Kingsley Coman, que había entrado en sustitución de Robert Lewandowski.

Recuperarse rápidamente y luego Darmstadt

Para Müller fue el cuarto doblete y sus goles 29 y 30 en Champions League. Con ello alcanza la cifra del ex del Barcelona Samuel Eto'o o el brasileño Kaká. "Sienta bien cuando la cosa va así" dijo Müller, "me esfuerzo en cada partido, pero en el momento debe llegar también ese poquito de suerte." En opinión del capitán Lahm, Müller debería "disfrutar tanto como sea posible" ese increíble estado de forma.

El banquete fue uno de los últimos momentos de la noche, tras la firma de autógrafos y las fotografías con los aficionados. La victoria 0-3 quedaba ya prácticamente atrás y las miradas eran hacia adelante. "Es importante seguir avanzando en las próximas semanas" aclaraba Rummenigge, "tenemos otro compromiso este mismo sábado y luego el martes el Wolfsburg. Seguir así, a ser posible como se ha mostrado esta tarde."