presentada por
Menú
Tormenta Lewandowski

Cinco goles para una noche “increible”

Hay un montón de cosas que se pueden hacer en nueve minutos. Cocer pasta hasta que esté al dente, por ejemplo, u hornear una pizza. Una cerveza puede ser bebida en dos minutos. Y los que actualmente quieran visitar el Oktoberfest, tendrá que programar casi nueve minutos desde la estación central de Múnich a  Theresienwiese. El camino de regreso de hecho a veces puede durar el doble de tiempo.

El delantero del Bayern delantero Robert Lewandowski tiene su propia idea de que hacer en semejante tiempo. En el 5-1 (0-1) ante el Wolfsburgo en la noche del martes, el atacante anotó los cinco goles para los muniqueses. Exactamente 8,58 minutos fueron necesarios para que Lewandowski pasara de cuatro a ocho goles esta temporada, con lo que hizo historia en la Bundesliga: Fue el 'hat trick' más rápido, el cuatriplete más rápido y el quintuplete más rápido de la historia de la liga.

El Wolfsburg con ventaja al descanso

"Nunca he marcado cinco goles en 45 minutos, hoy en nueve. Es difícil encontrar las palabras para ello ", decía el delantero, que había entrado del banquillo en el descanso, tras el pitido buscándole una explicación a lo acontecido. "Fue una locura, una gran hito para mí y para el Bayern", dijo el goleador de 27 años, y habló de una "noche increible". Incluso el técnico Pep Guardiola no podía creer lo que había sucedido: "Nunca he vivido una situación así, ni como entrenador ni como jugador. Cinco goles en nueve minutos. No puedo explicarlo. "

Difíciles de explicar, sin embargo, fueron también los primeros 45 minutos desde la perspectiva de del Bayern en el duelo con el actual campeón de la Copa. Después de una buena fase  inicial, los locales se marcharon perdiendo en la primera mitad ante "un muy fuerte oponente" (Thomas Müller) que llegaron más y más hasta que llegó el gol de Daniel Caligiuri (26’). Quién sabe como habría sido el partido si Josuha Guilavogui (38’) no llega a estrellar la pelota contra el exterior del poste antes del descanso con un disparo desde la línea central.

Elogios por todas partes

"El disparo, por suerte, en el último momento se ha ido a la parte exterior del poste. Me alegré aliviado y pude respirar hondo al menos una vez ", admitió el portero Manuel Neuer. En la segunda mitad el equipo salió “muy predispuesto”  resaltaba Neuer. "En la primera parte tuvimos unos pocos problemas ofensivos, no entramos en juego. Entonces cambiamos, tácticamente también un poco. Luego fue mejor, por supuesto, con un Lewy sobresaliente ", dijo el capitán Philipp Lahm.

Seis minutos después de salir desde el banquillo el polaco hizo la igualada (51’) - fue el comienzo de una fase memorable, en la que él le hizo al Wolfsburgo otros cuatro tantos (52’/ 55’/ 57’/ 60’) sin ayuda de nadie. "Esto es increíble. Que un jugador entre en el descanso y en pocos minutos haga un quintuplete, es una locura ", dijo Lahm. "He jugado al fútbol durante unos años, había visto con anterioridad mucho fútbol, pero esto no lo había visto nunca."

"Fue una maravillosa experiencia. Lewy ha hecho historia en el fútbol, ha sido único. Lewy tuvo un cañón”, elogiaba después también Neuer al goleador, el primer quintuplete marcado en liga desde 1991 (entonces lo hizo para el Duisburgo, Michael Tönnies). El propio Lewandowski seguía siendo modesto a pesar de esta actuación memorable. "Hoy puedo estar muy satisfecho, mañana también, pero luego tengo que centrarme en el próximo partido. Estamos obligados a ir a tope, es sólo la sexta jornada", dijo antes de abandonar el Arena. Como recuerdo de la noche, el balón del partido colgaba de sus manos, adornado con las firmas de sus compañeros de equipo.