presentada por
Menú
¡Feliz cumpleaños!

Rummenigge cumple 60

¿Una fiesta? ¡Para nada! “No me gusta eso”, revela Karl-Heinz Rummenigge, quien añadió que “los 50 los celebré en la intimidad con mi familia y lo pienso volver a hacer con los 60”. En esta ocasión el presidente de la junta directiva pasará unos días relajado con su familia para gozoso mirar atrás y contemplar los éxitos conseguidos a lo largo de sus 60 años de vida.

El 22 de julio de 1974 fue el primer día de Rummenigge en el Bayern de Múnich. Pocas semanas antes, Franz Beckenbauer, Gerd Müller y compañía acababan de ganar por primera vez la Copa de Europa y por tercera vez consecutiva la Bundesliga. El club pagó un traspaso de 17 500 marcos por el joven futbolista de 18 años procedente de Lippstadt (Renania del Norte-Westfalia). Buen regateador y de disparo potente, un extremo rápido y peligroso; en definitiva, Rummenigge era muy completo; sin embargo, nadie imaginaría que el atacante iba a tener una carrera mundial de semejante envergadura.

Campeón de Europa y mejor futbolista del año

Los primeros éxitos no tardaron en llegar. Con la segunda Copa de Europa del Bayern contra el Leeds United en 1975 Rummenigge no tuvo un papel protagonista, pero al año siguiente en la victoria por 1-0 en la final contra el AS Saint-Etienne ya estaba él en el once inicial del equipo bávaro. Su consagración vino en 1980, cuando fue elegido jugador del año en Alemania y en Europa además de ganar con la selección nacional en Roma la Eurocopa de ese mismo año.

A principios de los 80 Rummenigge era uno de los mejores jugadores del mundo, pero aún le faltaba un título: la Copa del Mundo. “Uli Hoeneß siempre me dice: Kalle, puedes hacer lo que tú quieras, tengo una Copa del Mundo más que tú”, echa la vista atrás Rummenigge con un guiño. No pudo ser, las dos veces (1982 y 1986) se quedó en la final a las puertas del título.

Tras el campeonato de Mexico 1986 y con 30 años, Rummenigge dejó la selección alemana. En esa época también dejó el fútbol al más alto nivel con su club, el Inter de Milán. Con el Bayern estuvo hasta la Copa conseguida en 1984, dejando atrás 162 goles en la Bundesliga (segundo máximo goleador histórico del equipo muniqués). Por la cifra récord de once millones de marcos vendieron a su estrella al equipo italiano, ya que el montante supuso un balón de oxígeno para las cuentas del club.

Un buen negocio para ambas partes, ya que esa estancia en el extranjero dejó huella en Rummenigge hasta hoy. "Esa época me cambió por completo. Allí amplié mis propios horizontes en lo que a calidad de vida se refiere". Después de tres años en el Inter (24 goles) terminó su carrera en el Servette suizo con 33 años en verano de 1989. "En absoluto me gustaría volver a tener 20 años, pero la época como jugador fue la mejor. Mi segunda carrera también me divierte mucho; sin embargo, marcar un gol ante 70 000 personas es lo mejor", nos cuenta Rummenigge.

"Esto es lo más grande"

Su segunda carrera comenzó en 1991 cuando fue vicepresidente del club junto con Beckenbauer. Kalle, como se le conoce, se adaptó muy rápido a su nuevo trabajo. “El fútbol es emoción, pero se debe gestionar con la cabeza”, dice Rummenigge, quien ostenta el cargo de presidente de la junta directiva desde 2002: todo un récord.

Ya han pasado 13 años desde entonces. “Si llegaré a los 20, aún no lo sé. Es algo que ahora no me preocupa”, afirma Rummenigge. El histórico triplete de 2013, cinco finales de Champions League, la construcción del Allianz Arena e incontables títulos, todo ello ha visto logrado Rummenigge desde su despacho, sin olvidar que en esta época el Bayern de Múnich se ha convertido en una empresa moderna y que actualmente es el tercer club del mundo que más factura. "Que estemos al mismo nivel que el Barcelona y el Real Madrid es lo más grande, y todo ello gracias a nuestro trabajo de los últimos 20 años", afirma Rummenigge. Este éxito es mucho más que colgarse medallas. Debemos intentar seguir al máximo nivel".

A ello se dedica Rummenigge, quien desde 2008 también ostenta el cargo de presidente de la Asociación de Clubes Europeos (ECA) y desde 2015 ocupa un lugar en el comité ejecutivo de la UEFA. En su 60 cumpleaños pretende disfrutar de la intimidad de su familia. “Vivo feliz en Múnich, me gusta la comida italiana y disfruto de los paseos por la playa y de la brisa del mar en la isla de Sylt”, a lo que añade, “no necesito más”

¡Feliz cumpleaños, Karl-Heinz Rummenigge!