presentada por
Menú
Demasiado castigo

“Tampoco ha sido un drama”

Cuando se trata de una derrota, suelen ser poco habituales los aplausos. Sin embargo, es con lo que se encontró el Bayern al regresar a su hotel en Londres: cuando ayer, aproximadamente a las 11 y cuarto de la noche el conjunto bávaro cenó en el suntuoso comedor del hotel de concentración en Londres, The Landmark. Karl-Heinz Rummenigge habló entonces de una “derrota en la que el equipo abandonó el campo con la cabeza bien alta”. En ese momento tuvo que interrumpir su discurso, puesto que los cerca de 300 comensales rompieron a aplaudir.

El conjunto de Pep cosechó un 73 por ciento de posesión y 21 disparos (por 13 del Arsenal), teniendo Thiago (139), Xabi Alonso (112) y Juan Bernat (108) más contacto con el balón que los dos centrocampistas del Arsenal más prolíficos con el cuero (Mesut Özil 54 y Santi Cazorla 52).Sin embargo, el resultado final y los goles depararon un 2-0 para el conjunto local. Así es el fútbol.

“No nos gusta en absoluto”

“Hemos dominado, atacamos por la derecha, la izquierda, por el centro; tuvimos suficientes ocasiones como para haber ganado este partido”, opinó Pep Guardiola, que alabó la “valentía” y la “personalidad” de su equipo. “Al final lo más importante es meter goles. El rival estuvo más acertado en la finalización”, explicó Pep. El Bayern no se mereció un resultado como el de anoche en Londres. Por primera vez en lo que va de temporada no marcó el equipo ningún gol, poniendo fin así a una racha de doce partidos oficiales consecutivos.

“No nos gusta en absoluto haber perdido este partido. No hemos aprovechado lo suficiente la posesión de balón”, indicó Jérôme Boateng. Precisamente fue Manuel Neuer, que en la primera parte realizó “dos, tres paradas espectaculares” (palabras del propio Rummenigge), quien salió en falso, de modo que Olivier Giroud aprovechó la ocasión y marcó el 1-0 en el minuto 77. “Fue mi error”, reconoció el portero del Bayern. “Tenía que haberme quedado bajo los palos y no hubiera pasado nada”.

El mejor del Arsenal: el guardameta Petr Cech

“¡Nada que reprocharle a Manu!”, comentó Thomas Müller después del pitido final, defendiendo a su compañero. Guadiola añadió: “No hemos perdido por culpa de Manuel”. Müller ahondó en su discurso y dijo que cada uno “tenía que preocuparse de sus errores”. Thiago (11'), Douglas Costa (19', 42', 51'), Arturo Vidal (28'), Lewandowski (54', 75') y Müller (76'), todos ellos tuvieron ocasiones, pero o no apuntaron lo suficientemente bien, o se encontraron con el mejor jugador del Arsenal: el cancerbero Petr Cech.  El 2-0 en el tiempo añadido (90'+4) marcado por Mesut Özil quedó en segundo plano.

“Esto es la Liga de Campeones y en Liga de Campeones tienes que ser perfecto y nosotros hoy no lo hemos sido”, expresó Guadiola. Rummenigge por su parte dió por terminada la noche con estas palabras: “Tampoco ha sido un drama, todavía seguimos siendo líderes de grupo”. Lo importante ahora es que el equipo “muestre una reacción inmediata” y que el sábado ante el Colonia mantenga su récord de 9 victorias consecutivas. “Yo os recomendaría que simplemente sigáis así” apuntó el director general del Bayern, dirijiéndose directamente a los jugadores, “esto puede convertirse en un récord para la posteridad”.