presentada por
Menú
“Nos divertimos”

Alegría en el Bayern tras una “noche copera perfecta”

La intensidad del campo también se vivía en el banquillo del Bayern durante el duelo copero disputado ayer en Wolfsburgo. Rafinha debatía con Arturo Vidal, Joshua Kimmich y Jan Kirchhoff analizaban una jugada a balón parado mientras Sven Ulreich, Arjen Robben y Medhi Benatia sonreían. Habían transcurrido 30 minutos y el Bayern ya mandaba 0-2 en el marcador. Nunca temió el cuadro muniqués por un billete a octavos que al final selló con un más que merecido 1-3.

“Fue una primera parte espectacular. Verla desde fuera también fue bonito”, aseguró Robben tras el pitido final. “Marcharte 0-3 al descanso en Wolfsburgo es una clara señal”. El director deportivo Matthias Sammer añadió “excepcional” a los calificativos empleados por el holandés para la primera mitad completada por los suyos ante los 30.000 espectadores que abarrotaron el Volkswagen Arena, y subrayó: “Hemos hecho todo lo que habíamos planeado”.

Sin fallos en el primer acto

Ciertamente los hombres de Pep Guardiola no dieron opción a la duda en ningún instante. “Estábamos motivadísimos. Con frecuencia lo hemos pasado mal aquí”, recordó Manuel Neuer las dos recientes derrotas sufridas en Wolfsburgo en 2015. El Bayern comenzó el duelo ayer “muy tranquilo, con las ideas claras y con mucha seguridad con el balón. Estuvimos muy bien plantados”, explicó Neuer.

Douglas Costa (15´) y Thomas Müller (20´) golpearon dos veces en apenas cinco minutos e hicieron justicia al patente dominio visitante. En el 34, Müller sentenció prácticamente la eliminatoria antes de la pausa. “Jugamos sin fallos durante la primera parte, cambiamos rápido la orientación del juego, hicimos circular el balón y tuvimos un buen juego de posición. No le dejamos espacios al Wolfsburgo para respirar y obtuvimos recompensa. La primera mitad ha sido grandiosa”, reconoció el canterano.

El Wolfsburgo, “sin respuesta”

En la reanidacuón el Wolfsburgo, guiado por Daniel Caligiuri (47´/71´/75´), dispuso de sus primeras ocasiones claras. En parte debido a que el Bayern, sin perder el control del tempo, levantó un poco el pie del acelerador. Pese a ello, Robben (68´/79´/82´) tuvo el cuarto en sus botas, aunque sería Schürrle, en el descuento, el que haría el definitivo 1-3.

“Nos habíamos preparado y habíamos trabajado tanto”, indicó resignado el delantero Bas Dost tras la derrota. Su equipo “no tuvo respuesta” a la presión del Bayern, “fue frustante”. Por su parte el directivo del Wolfsburgo, Klaus Allofs, habló de una “clara diferencia”. El Wolfsburgo “no se metió en ningún momento en el partido, se lo pusimos muy fácil al Bayern”, concluyó el exinternacional alemán.

Una noche copera perfecta

“Hemos jugado contra un muy buen equipo que tiene mucha calidad. Pero en estos momentos resulta complicado hacernos frente”, señaló el capitán Philipp Lahm y añadió: “En estos momentos sencillamente nos divertimos”. Tras “una noche copera perfecta” (Müller), el Bayern se centra ya en el próximo compromiso liguero de este viernes ante el Eintracht Frankfurt.

El club muniqués conocerá a su rival en octavos de final de copa este domingo. “Un derbi contra el 1860 sería bonito. Todo Múnich se alegraría”, aseguró Lahm. Müller añadió con su conocido sentido del humor: “Y si es fuera de casa, mejor.”