presentada por
Menú
Récords y besos

El Bayern en Zagreb “totalmente contento”

Después del trabajo, Pep Guardiola repartió besos. Uno para la intérprete, uno para la portavoz de prensa del Dinamo de Zagreb. Media hora después en la cena en el hotel del equipo se sentó en la mesa de abajo, con un guiño levantó su copa de vino y brindó con la junta directiva del Bayern y con el presidente del club Karl Hopfner. Pocas veces se ha visto al técnico tan contento tras un partido, como después de la victoria por 0-2 en Zagreb del miércoles. El español tiene muchos motivos para ello.

Primero, su equipo había vuelto a establecer un récord. 15 puntos y 19-3 en balance de goles, cifras que el Bayern nunca había obtenido en la fase de grupos de la Liga de Campeones. Segundo, Guardiola había conseguido alcanzar dos metas personales: 50 victorias en la Liga de Campeones como entrenador (en un tiempo récord) y su victoria número 100 en partido oficial con el FC Bayern (en tan solo 132 partidos).

Karl-Heinz Rummenigge alabó él éxito de Pep en el banquete organizado en el hotel del equipo, el Esplanade, ante los 240 comensales en el Emerald Ballroom, éxito que describió como “números impresionantes” y “algo muy honorable”. Este hotel en el que pernoctaron los pasajeros del Orient Express, es ahora una estación de paso en el camino de los bávaros hacía su “gran objetivo” (Rummenigge). El presidente de la junta directiva desea que en el nuevo año que viene haya “más maravillosos viajes de Liga de Campeones”.

“Paso a paso”

Rummenigge advirtió en el mismo discurso que hay que ir “paso a paso y no creernos el papel de favoritos”. La Liga de Campeones tiene que afrontarse con humildad. “Esto lo han vuelto a notar los muniquenses en Zagreb, donde se enfrentaron a temperaturas heladas y a un rival molesto y pasional en el Maksimir-Stadion”.

“Fue un partido muy difícil”, dijo Robert Lewandowski, que marcó el doblete decisivo en la segunda parte en un total de 3 minutos (61’, 64’). “A veces hay que tener paciencia”, explicó el polaco. Thomas Müller, que poco antes del final falló un penalti, añadió: “Hemos vuelto a hacer un partido muy correcto y estamos muy contentos. En cuanto al penalti, conseguí lo que quería, mandar al portero al lado equivocado, pero por desgracia se estrelló contra el poste”

Ulreich recibió un disparo al larguero

25 diparos visitantes por 13 locales o 73 por ciento de posesión del balón, muestran el predominio del Bayern en Zagreb. Ahora los bávaros tienen que pensar sobre todo en Sven Ulreich, el debutante en esta competición, que en la primera parte del encuentro mantuvo la portería a 0. El meta apuntó: “Me gusta haber podido mostrar que estoy ahí para cuando me necesiten”.

El Bayern no quería un juego largo en el partido ante el Zagreb. La mirada se vuelve al futuro. “Todavía nos quedan 3 partidos en 10 días. Esto vuelve a ser una fase muy importante para nosotros. Tenemos que dar todo lo que todavía tenemos”, dijo Lewandowski. Guadiola felicitó al equipo por una increíble fase de grupos. “Ahora toca centrarse en los últimos tres partidos”. Por primera vez el técnico disfrutó de una velada que se alargó hasta pasada la medianoche entre charlas en la mesa presidencial.