presentada por
Menú
“Tomar aliento”

La guinda antes de las vacaciones

Agotados, pero contentos, así vuelven los jugadores a Múnich tras su victoria por 0-1 ante el Hannover. Echando un vistazo a la clasificación, las vacaciones de Navidad se presentan todavía mejor: gracias a la derrota del Dormund la diferencia con el segundo de la tabla vuelve a ser de ocho puntos. “Es la guinda a la gran temporada que estamos haciendo, así se puede ir uno contento a disfrutar de las dos semanas de vacaciones”, dijo Thomas Müller.

El Bayern viajaba a la Baja Sajonia con los jugadores que quedaban. Ocho jugadores clave lesionados (Lahm, Robben, Ribéry, Götze, Alaba, Costa, Benatia, Bernat), además de los muchos jugadores que debido a las últimas semanas acumulaban demasiados minutos en las piernas. “Era un último esfuerzo”, señaló Müller, que en el minuto 40 marcó el gol de la victoria de penalti.

El conjunto muniqués volvió a mostrar, sobre todo en la primera mitad, su calidad, pero no supieron aprovechar sus oportunidades. “Nos faltó un poco de suerte”, analizó Robert Lewandowski. Tras el descanso, el equipo bajó la intensidad y se concentraron en mantener el resultado. “Con todas las bajas que teníamos, quisimos controlar el partido desde el primer momento. Quiero felicitar a los jugadores, era una victoria importante”, aclaró Pep Guardiola.

“Estamos cumpliendo nuestros objetivos”

Con 46 puntos cierra el Bayern la primera vuelta, cifra que solo superan los 47 puntos conseguidos por el conjunto hace dos años. “Claro que podemos hablar de una buena primera vuelta, estamos cumpliendo nuestros objetivos”, apuntó Manuel Neuer, que sólo tuvo que intervenir una vez en el partido, en el minuto 8 tras un remate de cabeza de Leon Andreasen, donde mostró todo su potencial y la rapidez de reacción que tiene.

No hablé mucho más sobre el partido en el vestuario. Hay que mirar al futuro, a la segunda vuelta (Neuer: “Atacaremos”) y a las deseadas vacaciones. “Tengo que recuperarme y descansar”, dijo Neuer, que habla en nombre de todo el equipo. “Es bueno volver a tener tiempo para ver a todos y poder vivir al día, sin tener citas. El fútbol es un deporte bonito, pero no lo es todo en la vida”, confirma Müller.