presentada por
Menú
Antes del partido contra el Gladbach

Lewandowski y cía. preparados para un ‘adversario fuerte’

El sol brillaba sobre Múnich. Ni una sola nube en el cielo, con lo cual los ánimos del equipo eran muy buenos también mientras se preparaban el jueves para el partido contra el Borussia Mönchengladbach. “Va a ser el partido más difícil fuera de casa en esta temporada”, opina Lewandowski, que como siempre, demostró su instinto goleador en el entrenamiento.

Lo mismo opina Thomas Müller, que antes del duelo del sábado (15:30 CET) , recordó los últimos encuentros contra el Borussia Mönchengladbach. “El Gladbach en los últimos años siempre ha sido un adversario muy fuerte y nunca ha sido fácil para nosotros”, sabe el bávaro. Las estadísticas le dan la razón: de los últimos ocho encuentros, el Bayern ganó tres (tres derrotas y dos empates), por lo cual los equipos están igualados.

Müller: ‘Tenemos que mantener la concentración alta'

Y ganar al Gladbach no se ha convertido en una tarea más fácil desde que el técnico André Schubert tomara las riendas del equipo. El nuevo primer entrenador del Gladbach llevó al equipo, que tras la quinta jornada todavía no había sumado puntos, de los puestos de descenso a estar entre los mejores de la liga y todavía no ha perdido ninguno de los nueve partidos que lleva. “Esta racha en realidad nos conviene”, cree Müller, ya que “cuanto más dura una racha así, mayor es la probabilidad de que vuelva a terminarse. Confiamos en que podamos terminar con esa racha”.

Si el Bayern sale ganador del encuentro en el Borussia-Park, serían campeones de invierno. Pero Müller no le da mucha importancia a esto. “En realidad esto no es un título, sino el statu quo de la navidad“, dice el goleador. Pero Müller advierte de que hay que estar atentos: “Tenemos que estar muy concentrados y llevarnos, a poder ser, todos los puntos que haya ahí fuera”.