presentada por
Menú
Alegría por la vuelta de Ribéry

"Con Franck somos un equipo más fuerte aun"

En el minuto 53, el ruido en el Allianz Arena en el partido contra el Darmstadt (3-1) alcanzó el punto más alto. Franck Ribéry se posicionó en la banda, esperando a que su compatriota, Kingsley Coman se cambiara por el y Rib'ery saliera al campo, con todo el estadio aplaudiendo su vuelta al terreno de juego. Ribéry ha tenido que esperar este momento durante 347 días, pero por fin la espera terminó tras once meses.

"Fue bonito", dijo el frnacés contento tras su vuelta a la Allianz Arena, que piso por última vez como jugador el 11 de marzo de 2015 cuando ganaron al Schactar Donezk por 7-0. "Hace mucho que no jugaba aquí. Lo he echado de menos. Ha sido divertido". A su llegada ya había saludado a todo el mundo, incluso a las cámaras de foto y de televisión, como diciendo: ¡Mirad, he vuelto!

Y esta sensación, Ribéry la transmitió al terreno de juego. "Cuándo entró, lo notamos todos", dijo Karl-Heinz Rummenigge. "Ha revolucionado la banda en la que jugaba, que era justo lo que necesitábamos para darle la vuelta al marcador". Cuatro asistencias dio el francés, más que ningún otro jugador. Una de ellas en e gol de Lewandowski en el 3-1 en el minuto 84.

"¡Ahora solo tiene que evitar lesionarse!"

"Es muy bueno que Franck haya vuelto. Puede enseñar lo que sabe en cada minuto, cada segundo", se alegró también el polaco sobre el regreso al equipo del francés tras 73 días. Su última actuación la tuvo en la victoria por 2-0 ante el Dínamo de Zagreb, donde se lesionó. ¡Se acabó! "Se siente cómodo, no tiene molestias y le partido de hoy seguro que le ha dado confianza", dijo Rummenigge. Y a pesar de que todavía necesite "partidos y tiempo" como dice el, para adaptarse al ritmo, Lewandowski sabe: "Con el somos un equipo más fuerte aún".

Eso también lo vieron los seguidores. Durante varios minutos corearon el nombre de su rey Franck, al que la bienvenida le hizo "muy feliz". "Mi relación con los seguidores siempre es estupenda", se alegró Ribéry, que tras el pitido final se acercó a la grada y lanzó su camiseta, siendo observado por el responsable de los dos primeros tantos, Thomas Müller. "Franck ha demostrado de lo que es capaz. No ha perdido calidad. Ahora solo tiene que evitar lesionarse". Pep Gaurdiola lo presiente: "¡Necesitamos a Franck!" Probablemente ya en Turín.