presentada por
Menú
Copa en Bochum

Müller: “No perdimos la calma”

Cuando Philipp Lahm, Manuel Neuer y cía. miraron hoy jueves por la ventana de su hotel, todo parecía igual a la mañana anterior. Por la noche había caído una lluvia sigilosa, las calles estaban mojadas, el cielo nublado, sin despejarse aún. Sin embargo, toda tensión había desaparecido gracias a la victoria por 0-3 en Bochum con la que el FC Bayern se ha clasificado por séptima ocasión consecutiva para las semifinales de la Copa alemana.

“Me quito el sombrero ante el equipo”, describió Thomas Müller tras el “duelo copero en Bochum”, enfrentamiento en la que, especialmente en la primera parte, el Bochum le exigió al máximo al Bayern. “Contábamos con que no sería un paseo”, dijo Müller tras el pitido final. Sus premoniciones se habían confirmado: “El Bochum ha hecho un buen partido”. Notable fue la actuación de los locales en el primer tiempo, cuando lograron mantener alejado al Bayern de su portería y armaron peligrosos contraataques.

“Sabíamos que querrían jugar rápido, siempre hacia adelante y con peligro, sobre todo Simon Terodde”, contó Joshua Kimmich, quien tuvo un atareado partido a sus espaldas. Y es que este delantero del que habló Kimmich puso al Bayern contra las cuerdas por partida doble en los minutos 8 y 10, aunque poco a poco el conjunto bávaro se fue haciendo con el control del encuentro. “No perdimos la calma”, subrayó Müller.

Lewandowski marcó el camino

También el Bayern mostró antes del descanso los dientes, especialmente Müller y Robert Lewandowski, quien adelantó a su equipo en el minuto 38. “Hasta el primer gol no fue nada fácil. El Bochum ha jugado muy bien”, contó el delantero polaco, análisis que compartió Arjen Robben, que felicitó al rival de anoche. Se congratuló Lahm por el gol de ‘Lewy’ -“Era importante adelantarse en el marcador”-, aunque que el polaco ya lo dijo en el mismo campo: “¡Al menos marcar uno más!”

Casi lo logró en el agitado final de la primera parte, cuando el colegiado Bastian Dankert pitó penalti de Jan Simunek sobre Arjen Robben, expulsando al jugador del Bochum (43’). Sin embargo, el meta local, Manuel Riemann, detuvo el lanzamiento de Müller, de modo que la escuadra bávara no pudo irse al descanso con más ventaja en el marcador. La expulsión de un jugador del Bochum hizo que el partido resultara “más sencillo”, tal como describió el propio Lewandowski.

“Tendremos que hacer un partidazo”

Y en efecto, el Bayern aprovechó su superioridad numérica y decidió el partido irremediablemente a su favor. “Pudimos controlar el partido y buscar el segundo gol”, explicó Lewandowski. En el minuto 61 llegó la alegría de nuevo a la grada del FC Bayern en Bochum, cuando Thiago hizo el 0-2. “El gol fue importante para el equipo. Pero lo más importante es que hemos pasado a la siguiente ronda”, se congratuló el español. Lewandowki anotó su segundo gol de la noche en el minuto 90 (0-3) y puso el broche al encuentro copero.

Aún quedan obstáculos que superar para que el Bayern se haga con un billete para la final de Copa en Berlín: el 19 ó 20 de abril visitará el Werder Bremen el Allianz Arena para disputar las semifinales. “Todos queremos jugar en casa”, reconoció ufano Robben tras conocer el sorteo. Avisó no obstante de que falta dar “un complicado paso. El Bremen ganó en Leverkusen, tendremos que hacer un partidazo”. En la misma línea que su compañero holandés, el capitán del Bayern anunció cuál sería el plan del equipo para las próximas semanas: “Mantener la concentración y trabajar duro”.