presentada por
Menú
"Partido de infarto"

El Bayern, con "ánimo y carácter" a los cuartos de final

Los cantantes italianos de rock Gianna Nannini y Edoardo Bennato cantaron una vez "noches mágicas a la caza de goles" en su himno oficial para la Copa del Mundo de 1990 en Italia. Rara vez las palabras de esta canción podrían haber dado tanto en el clavo en los últimos 26 años como en el encuentro de octavos de final de la Liga de Campeones entre el Bayern y la Juventus de Turín del miércoles por la noche, en el que el Bayern se clasificaba para los cuartos de final con un increíble 4-2 (2-2, 0-2) logrado en la prórroga.

"Fue un partido muy emocionante", dijo el presidente de la junta directiva, Karl-Heinz Rummenigge, después del pitido final, y habló de un "déjà-vu en sentido contrario al partido de ida". El FC Bayern iba ganando 0-2 en Turín hace tres semanas, hasta que la Juve empató el partido con un 2-2. El miércoles fueron los muniqueses los que, en principio, tuvieron que aguantar un 0-2 en contra, hasta que con un gol en el tiempo de descuento se salvaron y forzaron la prórroga. "Estos son partidos de infarto", declaró Rummenigge breve y concisamente.

La Juve sorprendió a todos

Al principio parecía que solamente iba a ser una notte magica para la Vecchia signora en un Allianz Arena con 70 000 espectadores. Paul Pogba (5') y Juan Cuadrado (28') marcaron dos goles que ponían a los visitantes por delante en la primera parte con un 0-2. "El partido no pintaba nada bien porque la Juve jugó muy bien tácticamente. No nos esperábamos que lograran este marcador tan rápido, la verdad que nos sorprendió un poco", declaró Rummenigge.

Mientras que el FC Bayern no encontraba la forma de meter a los italianos en un aprieto, estos tuvieron varias ocasiones para poner el partido a su favor. "Un tercer gol habría sido seguramente el final de nuestro sueño en la Liga de Campeones", dijo Rummenigge. Que el FC Bayern, impulsado por un impresionante Arturo Vidal, "volviera al partido" en medio de la segunda mitad, se debe principalmente a los cambios realizados por ambos entrenadores en ese momento.

Los cambios son el punto de inflexión

El entrenador de la Juve Massimiliano Allegri sacó a los tres jugadores principales del partido (Sami Khedira, Álvaro Morata y Cuadrado), por otro lado, Pep Guardiola encaminó el cambio metiendo a Kingsley Coman. En el 1-2 de Robert Lewandowski (73') también participó el parisino, así como en el gol de Thomas Müller (90') del tiempo añadido, el cual él preparó. "Gracias a Dios llegó uno más y pudimos seguir", declaró Müller sobre su tanto número 35 en la Liga de Campeones. Ambos goles de los muniqueses llegaron inmediatamente después de las sustituciones de la Juve.

También Guardiola tuvo mucha suerte con la incorporación de Thiago en la prórroga. A tan solo siete minutos de estar sobre el terreno de juego pudo marcar un gol tras una pared con Müller (108'). Coman se hizo cargo del colofón del partido (110') cuando marcó el 4-2 al estilo de Arjen Robben. "El equipo hoy ha demostrado ánimo y carácter", elogió Rummenigge. "Estos son partidos que consolidan al equipo y lo pueden llevar hacia adelante", añadió el mandatario.

Con impaciencia miran ahora los bávaros hacia Nyon, donde tendrá lugar el sorteo de los cuartos de final el viernes al mediodía. Volvería a ser una tarea hercúlea para el FC Bayern si le tocase el FC Barcelona, el Real Madrid o el Paris St. Germain, pero también los otros equipos que se han clasificado tienen calidad y no se les debe subestimar. Solo una cosa es cierta: al menos una vez más, podría haber una "noche mágica" en el Allianz Arena esta temporada.