presentada por
Menú
“¡Oh, Franck Ribéry!”'

El goleador Ribéry sigue teniendo “hambre”

“¡Oh, Franck Ribéry!” entonó la grada el cántico en honor a Franck tras el golazo del jugador francés en el minuto 22. Un tanto que supuso la victoria para el Bayern ante el Eintracht en la tarde de ayer: Ribéry remató de manera acrobática con una espectacular volea un despeje del guardameta Lukas Hradecky tras remate de Götze. El balón se estrelló contra las redes y el Allianz Arena se puso en pie.

“Ví que llegaba el balón y simplemente lo intenté”, aseguró el astro galo a la finalización del partido. “No había marcado un gol así nunca, fue muy especial para los aficionados y para mí”, reconoció Riberý con su conocida humildad. El de ayer fue el segundo gol del extremo del Bayern, en una temporada en la que de nuevo vuelve a brillar tras haber superado un periodo marcado por las lesiones.

“Tengo hambre”

De marzo a diciembre, Ribéry estuvo en el dique seco por una lesión en el tobillo. Tras una breve reaparición en dos partidos, unas molestias musculares le apartaron de nuevo del césped hasta finales de febrero. Ahora, Ribéry ha vuelto para quedarse. Frente al Frankfurt fue el jugador que más centró al área (4), que más asistencias finales completó (3) y que más balones divididos se llevó (26). Su primer gol en 2016 fue la guinda a una tarde muy completa.

“Trabajo mucho a diario, peleo por el equipo. No puedo decir a qué porcentaje me encuentro. Me siento mejor cada partido”. El calendario se aprieta y llega la fase decisiva del campeonato. “Ahora debemos recuperar bien para el martes”, aseguró Ribéry pensando ya en el choque contra el Bénfica. “Tendremos que dar de nuevo nuestro 100%”. Ribéry espera celebrar sus 33 años actuando en trascendental encuentro: “Tengo hambre, quiero jugar siempre. Mientras mi cuerpo me permita correr, correré”. ¡Oh, Franck Ribéry!