presentada por
Menú
Con confianza

¡El sueño sigue intacto! “Queremos ir a Milán”

Un cerrado aplauso recibió al equipo cuando, apenas pasada la medianoche, la expedición muniquesa entró en el comedor del hotel de concentración del equipo en Madrid. A la sensación de decepción por un innecesario 1-0 le siguió la determinación de mirar hacia adelante. Lo ejemplificó Karl-Heinz Rummenigge. “No será un partido fácil en Múnich, pero cometeríamos un error si no estuviéramos satisfechos con el resultado. Quiero decir una cosa: ¡Quiero estar en Milán!”, proclamó Rummenigge en su discurso.

¡La esperanza no se ha perdido ni por asomo! “Nos pusimos una piedra en el camino con el 1-0. En Múnich tenemos una buena ocasión para echar esa piedra a un lado y conseguir nuestro gran objetivo, seguir viviendo este sueño”. Rummenigge valoró en especial la segunda parte, en la que se pudo apreciar “la calidad y el carácter que tiene nuestro equipo”.

Eso sí: su deseo de que el Bayern generara ocasiones no se vio recompensado. “Generamos suficientes ocasiones”, declaró Pep tras el partido. David Alaba estuvo a punto de lograr el gol del empate, pero el austriaco se topó con el larguero (55’). Más acertado estuvo el español Saúl Ñíguez (11‘), cuando en una gran jugada individual mandó con la izquierda, al palo largo de Neuer, un disparo que supuso el único gol en el partido de ida de semifinales de Liga de Campeones.

La remontada, con el apoyo de la afición

El Atlético fue especialmente expeditivo en los primeros compases de partido, cuando el Bayern prácticamente perdió todos los uno contra uno. Guardiola lo explicó: “Tuvimos un mal comienzo. En general estoy contento con el rendimiento. En la Champions League, a este nivel se necesitan 90 minutos al máximo, no 75, eso lo sabemos”. El resultado solo pone las cosas “un poco complicadas” para el partido de vuelta, “pero intentaremos llegar a la final con el apoyo de nuestra afición”.

Echar un vistazo a las estadísticas ayuda a afrontar con optimismo la vuelta en el Allianz Arena. El Bayern ha ganado los últimos once partidos en casa en Liga de Campeones, y diez de ellos con un resultado que nos bastaría al menos para forzar la prórroga. “Lo daremos todo para lograr la remontada”, prometió Thomas Müller, quien sorprendentemente comenzó el partido en el Vicente Calderón desde el banquillo. Resultará fundamental no correo innecesariamente y a lo loco, sino mantener la cabeza fría. “Tenemos que jugar con la intensidad del segundo tiempo, aprovechar positivamente nuestras emociones y en Múnich plantar una verdadera batalla”.

Tampoco da por perdida la eliminatoria ni el sueño de alcanzar la final Philipp Lahm. El 1-0 en Madrid no es un resultado particularmente bueno, pero “con el apoyo de nuestra afición todavía tenemos oportunidades. Todos sabemos qué ambiente podemos encontrar en partidos de este tipo en el Allianz Arena”. Lo corrobora Xabi Alonso: “Lo dejaremos todo en el campo, ¡creemos en esto!”.