presentada por
Menú
“¡Fría, apestosa, bonita!”

Ducha de cerveza para Guardiola y el Bayern

Como un experimentado en duchas de cerveza, Pep Guardiola había reunido a todo su cuadro técnico alrededor. El entrenador asistente, el de porteros, el preparador físico, el médico del equipo, el fisioterapeuta, los analistas y el director del equipo. Juntos posaron para una foto – y el destino siguió su curso: Manuel Neuer se avalanzó derramando el contenido de un vaso de cerveza de 3 litros sobre el equipo de Guardiola. David Alaba y Douglas Costa fueron los siguientes.

"Está fría y apesta, pero fue bonita”, dijo un empapado Pep Guardiola después. Por tercer año consecutivo disfrutó de la tradición del campeón bávaro y esta vez también la vivió activamente. Lleno de alegría derramó un vaso de cerveza sobre la mánager del equipo, Kathleen Krueger, que previamente había sido detenida por los cómplices del entrenador Jerome Boateng y David Alaba.

Sigiloso Neuer

En la ducha de confeti de color rojo-oro, los jugadores vivieron con humor las duchas de cerveza como de costumbre en el césped. Desde las duchas rutinarias de los veteranos Thomas Müller, Philipp Lahm y Holger Badstuber sobre los debutantes Arturo Vidal y Joshua Kimmich, hasta la del entrenador asistente Hermann Gerland. El más inteligente fue Neuer, que con sigilo se escondió tras un grupo de fotógrafos para duchar a los fisioterapeutas.

Al final, los aficionados dieron rienda suelta a su alegría por el título. Como las puertas del fondo sur estaban abiertas, se colaron en el césped y lo celebraron. Era el preludio de una noche de larga fiesta.