presentada por
Menú
Una vez más...

¡Müller, Lewandowski, gol!

¿Eurocopa? ¿Vacaciones? ¡Bah! Robert Lewandowski y Thomas Müller retoman su labor a comienzo de la nueva temporada liguera donde la dejaron hace ahora tres meses. Para el 6-0 sobre el Werder Bremen del viernes, Lewandowski selló un hattrick y Müller dio tres asistencias. Como si la pausa veraniega nunca hubiera tenido lugar.

"Para mí no puede ser mejor que cuando jugamos bien, ganamos y también marcamos goles" se alegraba Lewandowski tras el fantástico arranque liguero. Ya una semana antes, en la victoria copera en Jena, había anotado también tres goles. La pasada temporada se coronó máximo goleador de la campaña con un total de 30 tantos. "No estoy sorprendido. Robert Lewandowski es un delantero fantástico. Siempre está listo en el área de penalti" dijo Ancelotti tras el partido.

Tres goles en la primera jornada liguera es algo que sólo había logrado antes un jugador del Bayern: Gerd Müller (cómo no) en las temporadas 1969/70 y 1972/73. Lewandowski, que con 12 disparos a puerta fue el jugador que más lo intentó, eleva su conteo goleador a 25 goles en 28 partidos oficiales en el presente año natural.

Tres asistencias de Müller

"Todo el equipo ha jugado muy bien. Pero también sabemos lo que tenemos que mejorar todavía" señaló el internacional polaco, cuyo segundo gol, poco después de la reanudación (46') fue la guinda a una asistencia de Müller. Al final del encuentro eran tres las asistencias del bávaro, una cifra que nunca antes había alcanzado en Bundesliga.

Aunque de cara a marcar goles es cierto que Müller ha tenido "días más afortunados", como dijo en la zona mixta tras el encuentro. Los postes (31') o algún jugador del Bremen se interpusieron entre sus seis disparos a meta y la red. "Así es el fútbol" dijo sonriente el de 26 años, que la pasada temporada consiguió un nuevo récord personal con 20 goles, alcanzando la tercera plaza en la clasificación de anotadores. Tanto a él como a Lewandowski le quedan unas cuantas jornadas para seguir encajando el esférico en el arco rectangular.