presentada por
Menú
¡Felicidades!

Paul Breitner cumple 65 años

Pocos jugadores han marcado la historia del Bayern como él: Paul Breitner, el gran estratega, excéntrico, revolucionario, pero sobre todo un grandísimo futbolista que también dejó su huella en la selección alemana. Hoy en día sigue representando al Bayern en todo el mundo como embajador del club. Breitner celebra hoy su 65º cumpleaños con sus familiares y amigos. ¡Felicidades!

Talento prematuro

Breitner dio sus primeros pasos en el mundo del fútbol con 6 años con el SV Kolbermoor. En 1961 se marchó al ESV Freilassing, club en el que su padre era entrenador. Siendo juvenil, fue seleccionado por Udo Lattek para la selección nacional de la categoría. En aquella época conocería a Uli Hoeneß. Cuando Lattek se convirtió en técnico del Bayern en 1969, no dudó en llevarse consigo a Breitner y Hoeneß.

Grandes éxitos en los 70

Paul Breitner no tardó mucho en convertirse en un fijo del once bávaro. Lleno de confianza, enérgico, velocidad de reacción, potencia física y buen golpeo, con esas características guió el centrocampista de corte ofensivo al Bayern de los setenta. Una década dorada. En 1971 ganó la copa alemana, entre 1972 y 1974 conquistaron la liga alemana y en 1974 la Copa de Europa.

Con solo 19 años, Breitner debutó con la absoluta. El 22 de junio disputó su primer partido junto a Berti Vogts en la defensa en el 1-7 cosechado por Alemania en Oslo ante Noruega. En 1972 se proclamó campeón de Europa con la selección, en la Eurocopa disputada en Bélgica. Dos años más tarde, en el Mundial de Alemania, lograría el empate en la final ante Holanda. "No tenía que tirar el penalti yo, pero yo era el que estaba más cerca“, reconoció Paul Breitner.

Campeón de liga y copa con el Real Madrid

Tras el Mundial, Breitner fichó por el Real Madrid, donde conformó una dupla de ensueño en el centro del campo junto a Günter Netzer. Con el cuadro blanco logró el doblete en 1975 y en 1976 sumó una nueva liga. "En el Real entendí lo importante que era para un jugador valer y ser observado“, resaltó el centrocampista de su época en la capital española. 

Regreso al Bayern

En el verano de 1977 Breitner volvería a la Bundesliga como jugador del Eintracht Braunschweig, aunque solo militaría una temporada en Baja Sajonia. En 1978 certificó su regreso al Bayern.

En su segunda época en Múnich, Paul Breitner se convirtió en jefe absoluto del equipo, capitán y máxima estrella junto a Karl-Heinz Rummenigge (Breitnigge). En 1980 y 1981 conquistó 2 ligas alemanas más y en 1982 una nueva copa germana.

Vuelta a la selección alemana

En 1981 Breitner regresó al combinado nacional después de haberse despedido el 11 de octubre de 1975 tras un partido contra Grecia disputado en Düsseldorf. En su segunda etapa en la selección disputó 20 partidos y se convirtió en jugador clave en el centro del campo. En el mundial de 1982, Breitner guió a los suyos hasta la final del torneo, pero el título pondría rumbo a Italia (3-1).

Breitner tuvo que colgar las botas en la temporada 1982/83 tras una dura falta recibida. Su último partido fue el de su despedida. El Bayern se impuso 3-2 a un combinado de estrellas mundiales. Breitner ha seguido unido al mundo del fútbol como embajador del Bayern a nivel nacional e internacional. ¡Muchas felicidades, Paul Breitner!