presentada por
Menú
1-1 en Florencia

Bayern va rumbo a octavos de final

Tim Borowski le abrió de par en par el portón a los octavos de final de la Champions League al Bayern Munich; gracias a un gol suyo, en el minuto 78, el campeón alemán sacó un valioso empate a uno en Florencia y defendió su excelente posición en el grupo F.

En el partido jugado ante 40.000 espectadores en el estadio Artemio Franchi de la Florentina, el equipo de Munich le debe gran parte del positivo resultado al arquero Michael Rensing, quien se encargó de que los locales sólo alcanzaran una anotación a través de Adrian Mutu en el minuto 11. En el próximo partido, el 25 de noviembre contra el Steaua Bucarest, al conjunto dirigido por Juergen Klinsmann le bastará un punto para confirmar su paso a la siguiente ronda.

El Bayern marcó una clara dirección rumbo a los octavos de final de la Champions League con el empate y se colocó, con 8 puntos, al lado del Olímpico Lyon, a la cabeza del grupo F tras haberse jugado 4 partidos; en casa, ante el Steaua Bucarest, en tres semanas, el club de Munich podrá cementar en casa su paso definitivo a la siguiente fase del torneo europeo.

El arranque

El público en Florencia presenció a un Bayern que durante largo tiempo no pudo desarrollar con eficacia las acciones ofensivas que han caracterizado su fútbol en las últimas semanas; muy por el contrario se vieron las cosas por el lado de la Fiorentina que tempranamente se fue en ventaja con gol de Adrian Mutu y constantemente generó peligro ante el pórtico de Michael Rensing y gracias a sus atajadas se elevó como figura del encuentro. A doce minutos del final Tim Borowski logró la paridad y con ello el punto planeado.

El entrenador Klinsmann introdujo para el compromiso de Champions League modificaciones con respecto a la victoria 3-1 sobre el Bielefeld en la Bundesliga: Massimo Oddo sustituyó a Christian Lell y Lukas Podolski a Andreas Ottl, de manera que el Bayern regresó a su clásica formación 4-4-2. La Fiorentina también tuvo que presentar cambios; por el lesionado Manuel Vargas formó Massimo Gobbi.

El Bayern inició el partido muy concentrado y se esforzó por controlar el balón y los espacios, sin embargo fue el cuadro local el que logró irse adelante en el marcador tras un centro por la derecha de Zauri que Alberto Gilardino sirvió de cabeza a su compañero en el ataque Mutu, quien sin contemplaciones anidó la pelota en la red.

Bayern inofensivo adelante

Tras el gol, el partido no sufrió cambios importantes: el Bayern era dueño del balón pero no conseguía llevar peligro al arco de la Fiorentina; un cabezazo de Zé Roberto en el minuto 22, y un lanzamiento directo de Schweinsteiger en el minuto 33 fueron las únicas acciones dignas de mencionar. El Bayern era inofensivo en sus ataques.

El cuadro local tuvo muchas más, y mejores, posibilidades de aumentar la ventaja, especialmente cuando se acercaban por los costados y sacaban centros a Gilardino, quien en el minuto 22 y el 27 fracasó ante un inspirado Rensing. Del lado del visitante lo intentó especialmente Mark van Bommel, primero con un disparo desde fuera del área en el minuto 36, y luego con un servicio a Schweinsteiger, en el minuto 42, que el volante estrelló contra la parte externa de la red. La ventaja de los italianos era justa al irse a la pausa.

Tormenta de ataques tras la pausa

Para el segundo tiempo ninguno de los equipos registró sustituciones, pero a diferencia del primer periodo, esta vez la Fiorentina se lanzó decididamente a buscar el segundo gol y en apenas tres minutos produjeron tres situaciones de gol protagonizadas por Gilardino en el minuto 47 (un globo que se fue por encima del travesaño), minuto 49 (parada de Rensing) y minuto 50 (cabezazo elevado).

El Bayern tuvo que resistir la presión ejercida por los dueños de casa y su respuesta, en el minuto 48, fue un servicio de Podolski a Klose que por muy poco se transforma en gol. Conforme fue pasando el tiempo el club de Munich fue liberándose del asedio y en el minuto 68 Podolski tuvo una excelente opción de anotar que no luego pudo ser transformada en gol por Klose.

Diez minutos más tarde un pase de Ribery, desviado por Gamberini, terminó sorpresivamente en los pies de Borowski, quien se encontraba a la altura del punto penal, y el volante liquidó fríamente la jugada, dejando sin chance al guardameta Frey, sentenciando el empate a uno.

Poco faltó para que el bayern incluso lograra hacerse a la victoria pues en el minuto 80 Klose se perdió una oportunidad clara de marcar y luego, en el tiempo suplementario, un disparo de Toni Kroos se fue rozando el paral izquierdo de la Fiorentina. Al final los dos equipos se repartieron los puntos y el gran ganador fue el Bayern.