presentada por
Menú
2-1 ante el Gladbach

Buen debut de Heynckes

Jupp Heynckes celebró un regreso exitoso al banquillo del Bayern como entrenador. Diecisiete años y medio después de su último partido como técnico del equipo bávaro, su equipo consiguió este sábado una victoria por 2-1 ante el Borussia Moenchengladbach y se aseguró tres puntos fundamentales en el sprint final de la Bundesliga, que le permiten mantenerse a tres puntos del líder Wolfsburgo (4-0 ante el Hoffenheim).

Unos 69.000 espectadores colmaron el Allianz Arena para disfrutar de un gran partido del Bayern, sobre todo en el primer tiempo. Bastian Schweinsteiger (minuto 33) y Hamit Altintop (42’) marcaron para el conjunto local, mientras que Filip Daems consiguió el empate transitorio para la visita desde los once pasos (38’). En la segunda etapa, el último campeón alemán podría haber aumentado la ventaja, pero todo quedó en un merecido 2-1 ante el penúltimo de la tabla.

Sin doble cinco

Tras cuatro días de entrenamiento, Heynckes decidió realizar tres cambios en relación con el equipo titular que cayó 0-1 ante el Schalke la semana anterior. Altintop, Bastian Schweinsteiger y Lukas Podolski arrancaron desde el primer minuto, mientras que el argentino José Sosa y Andreas Ottl permanecieron en el banco de suplentes. Franck Ribéry quedó afuera del partido por acumulación de tarjetas. También en lo táctico, el equipo mostró otra casa: Heynckes contó con Podolski como segundo delantero y se inclinó por un mediocampo en forma de rombo (en lugar del doble cinco), con Zé Roberto en el sector ofensivo.

La idea era generar más juego ofensivo y quitarle el freno al equipo, según lo que se había propuesto Heynckes para estos cinco partidos como entrenador interino. Y es justamente lo que mostró su equipo desde el pitido inicial. El Bayern controló el balón, lo hizo correr y generó peligro constante con ambos delanteros en el área contraria.

Las ocasiones no se hicieron esperar. Ya en el tercer minuto, Mark van Bommel cabeceaba un tiro libre de Zé Roberto apenas por encima del travesaño. Poco después, un tiro de larga distancia de Podolski reventó el palo derecho del portero visitante (9’). En el minuto 17, los aficionados del Bayern se quedaron con el grito de gol atragantado, cuando el mismo Podolski estuvo a punto de marcar a seis metros del arco y el defensor Tobias Levels evitó el gol a último momento.

El Gladbach, que no pudo contar con el futuro jugador bávaro, Alexander Baumjohann, por acumulación de tarjetas, tardó mucho en mostrar su juego. El equipo visitante se cerró en su campo de juego, achicó los espacios y así provocaron, tras la primera media hora, una ocasión en su propia portería: Daems cabeceó un centro de Zé Roberto muy cerca de su propia portería (32’). En el tiro de esquina posterior, Lucio estrelló un tiro en el poste.

Penalti para Gladbach

El 1-0 estaba al caer. En el minuto 33, Luca Toni habilitó a Schweinsteiger, quien marco a sólo seis metros del arco. Pero la alegría de la victoria parcial no duró tanto. Cuatro minutos después, Michael Bradley probó a Hans Jörg Butt con una vaselina, pero Butt no pudo retener el balón mojado y derribó a Roel Brouwers, que se disponía a marcar. Daems convirtió la falta desde los once pasos para el 1-1 (38’).

Pero el Bayern no se quedó cruzado de brazos y pudo gritar un gol antes de la pausa. Podolski jugó el balón desde el mediocampo para Altintop, quien desde 14 metros, marcó el 2-1 (42’), más que merecido, para el Bayern, que promedió un 74 por ciento de posesión de balón en la primera parte.

Varias ocasiones para Toni

El segundo tiempo comenzó con un cambio para los locales y el italiano Massimo Oddo entró por Christian Lell. Su compatriota, Luca Toni, dispuso de una gran cantidad de ocasiones para aumentar la diferencia en el marcador. Pero fue el portero Logan Bailly, quien se encargó de evitarlo (59’, 65’, 66’), o el mismo Toni, que erró por poco (60’, 62’, 62’)

Con la ventaja escasa del Bayern, el Gladbach intentó crear situaciones. El entrenador Hans Meyer dio entrada a Robert Colautti (64’), Marko Marin (74’) y Oliver Neuville (80’), tres jugadores ofensivos. Aunque más que un cabezazo aislado de Bradley (77’), el Gladbach no logró nada. El Bayern se mantuvo dominante. Van Bommel (80’, 90’) y Toni (86’) malograron las últimas chances. Al final, todo quedó en 2-1.


Estadísticas

FC Bayern - Borussia Mönchengladbach 2-1 (PT 2-1)

FC Bayern: Butt - Lell (30’ Oddo), Lucio, Demichelis, Lahm - Altintop (81’ Ottl), Van Bommel, Zé Roberto, Schweinsteiger - Toni, Podolski (78’ Müller)

Banquillo: Kraft, Van Buyten, Badstuber, Sosa

Borussia Mönchengladbach: Bailly - Stalteri, Brouwers, Dante, Daems - Galasek, Callsen-Bracker (74’ Marin) - Levels (80’ Neuville), Bradley, Paauwe (64’ Colautti) - Matmour

Árbitro: Rafati (Hannover)

Espectadores: 69.000 (lleno total)

Goles: 1-0 Schweinsteiger (33’), 1-1 Daems (38’/penalti), 2-1 Altintop (42’)

Tarjetas amarillas: - / Brouwers, Stalteri, Matmour