presentada por
Menú
3-3 tras un 2-1

Al Bayern se le escapa el triunfo

En su pretendida escalada en la tabla de la Bundesliga el Bayern dejó escapar dos puntos importantes, pero luchando con todo conquistó uno. En la onceava fecha del campeonato el actual campeón alemán visitó al Borussia Moenchengladbach y luego de haberse ido a la pausa con una ventaja de 2-1 encajó posteriormente un 2-3 que pudo rescatar transformandolo en un empate 3-3. En la clasificación el equipo de Múnich descendió dos posiciones, de la séptima a la novena, faltando aún partidos por jugar el domingo.

Ante 54.057 aficionados que llenaron el estadio Borussia-Park el Bayern se presentaría en la primera mitad muy fuerte y poderoso, eso aún pese a que el conjunto local, a través de Patrick Herrmann en el minuto 5, se fue arriba en la pizarra de forma más que afortunada. Esa ventaja fue recortada prontamente por Mario Gómez (minuto 11) y aumentada por Bastian Schweinsteiger (minuto 40). El Bayern incluso se dio el lujo de estrellar el cobro de un penalti en el poste (minuto 43), lo cual en la segunda parte tendría su efecto pues los dueños de casa, con gran entrega, consiguieron remontar por intermedio de Marco Reus (minuto 56) e Igor de Camargo (minuto 60) consiguiendo irse adelante en el marcador hasta que al cierre (minuto 84) Philipp Lahm consiguiera la paridad.

Tres días después del triunfo 4-0 sobre el CFR Club en la Champions League Louis van Gaal no vio razón ninguna para modificar su formación titular y mandó a la cancha a los mismos jugadores que empezaron en Rumania. En el banco de suplentes, nuevamente, apenas ocuparon lugar 4 jugadores pues el entrenador tampoco tenía mucho más personal a su disposición.

“Corazón, pasión, organización y disciplina” había exigido el entrenador del Moenchengladbach, Michael Frontzeck, a su equipo; exactamente eso fue lo que exhibió el equipo desde el momento del pitazo inicial, siempre atentos de robar el balón y de forma directa, y con velocidad, acercarse al arco del Bayern. De esta forma ya en el minuto dos el argentino Raúl Bobadilla había exigido a fondo al arquero Joerg Butt.

Centro y gol

La respuesta inmediata del Bayern fue un cabezazo de Bastian Schweinsteiger que golpeó la red exterior de la valla; a continuación ocurriría la escena protagonizada por Herrmann, la del primer gol del partido mediante un centro que terminaría colándose en la portería defendida por Butt.

El Bayern no se inmutó ante la desventaja pues hasta ese momento las riendas del partido eran suyas y lo que se hizo fue aumentar aún más la presión, de tal forma que el Moenchengladbach escasamente alcanzaba la línea de la mitad de la cancha en las pocas ocasiones en las que lograba respirar del asedio constante de la visita en inmediaciones del área.

Dos veces en el palo

Ya en el minuto 11 el dominio brindaría sus recompensas: Kroos centró mediante el cobro de un tiro libre poniendo el balón en la cabeza de Mario Gómez, quien sólo tuvo que levemente moverla para introducirlo en la red para el 1-1. El empate no fue motivo para bajar el ritmo, por el contrario, Hamit Altintop (minuto 17 y 28), Kroos (minuto 23) y Gómez (minuto 26) desaprovecharon opciones claras de aumentar la cuenta. Incluso el palo se conjuró contra el Bayern, una vez en cabezazo de Schweinsteiger (minuto 30) y otra (minuto 37) tras tiro de Kroos.

Schweinsteiger desde el punto penal

El 2-1 se veía venir y finalmente llegaría en el minuto 40 gracias a un preciso centro de Danijel Pranjic que Schweinsteiger introduciría de taco. Tres minutos más tarde el mismo Schweinsteiger pudo haber aumentado la ventaja a 3-1 pero estrelló el balón en el poste cobrando luego que el árbitro sentenciara una falta de Sebastian Schachten sobre Altintop señalando el punto penal.

El entrenador del Moenchengladbach buscó con los ingresos de Roel Brouwers y De Camargo estabilizar su defensa y darle más salida a su ataque, lo que efectivamente se logró utilizando un efectivo pressing que dificultó el armado del Bayern. La nueva actitud de los anfitriones les valió en el minuto 56 (de Camargo) el 2-2.

Van Gaal ingresa a Mueller

Cuatro minutos más tarde el Moenchengladbach, otra vez por intermedio de De Camargo, anotaría el 3-2, lo cual esta vez sí confundió un poco al Bayern, que necesitó su tiempo para recuperarse del duro golpe en tanto que los dueños de casa, apoyados por su público, cada vez se crecían más, al punto que el club de Múnich tuvo que esperar hasta el minuto 63 para volverse a acercar (Gómez, de cabeza en el minuto 63) al arco custodiado por Heimeroth.

En el minuto 70 van Gaal tomó medidas y reforzó su línea de ataque ingresando a Thomas Mueller por Andreas Ottl y, poco después, a Alaba por Pranjic. El Bayern continuó teniendo problemas para crear opciones de gol, pero en el minuto 84 Lahm recibió la pelota de Tymoshchuk y enfrentó a Heimeroth, al que venció anotando el 3-3. En el minuto 86 el Bayern pudo incluso hacerse a la victoria pero el disparo de Gómez salió por muy poco desviado.

Para fcbayern.de en el Borussia-Park: Niko Heindl