presentada por
Menú
1:0 ante el Gladbach

Robben coloca al Bayern 3º

El Bayern de Múnich se ha impuesto en el Allianz Arena en la 28ª jornada liguera por 1-0 ante el colista, el Borussia Mönchengladbach. Tras la derrota del Hannover en su visita al líder, el Borussia Dortmund, el equipo muniqués asciende a la tercera posición. El único gol del partido lo anotó el holandés Arjen Robben en el minuto 77.

Louis van Gaal sólo realizó un cambio en el once que se impuso en Friburgo hace dos semanas. El central belga van Buyten, que había regresado tocado del último partido con su selección, dejó su posición al canterano Holger Badstuber en el eje de la defensa. Tras una semana sin Bundesliga debido a los encuentros de clasificación para la Eurocopa de Polonia y Ucrania, el Bayern recibía en casa a un rival a priori propicio para continuar su escalada en la clasificación. El Borussia Mönchengladbach había disputado 42 partidos en Múnich y sólo había logrado una victoria. Además el actual colista de la Bundesliga acudía como el equipo más goleado de la categoría. Sin embargo, el partido no fue nada fácil para el equipo más goleador de la liga alemana, el Bayern de Múnich.

El Bayern no encuentra el camino

Al Bayern le costó entrar en el partido ante un Borussia Mönchengladbach muy bien plantado sobre el césped del Allianz Arena. Los visitantes acumulaban hasta 10 hombres en su propio campo y presionaban con eficacia la salida de balón del Bayern. Los muniqueses no lograban combinar con facilidad y las ocasiones de gol brillaban por su ausencia. El primer acercamiento digno de mención lo protagonizó Arjen Robben en el minuto 10. El holandés aprovechó un error de la zaga visitante al intentar despejar un balón largo, pero su disparo se marchó claramente por encima del larguero.

Ocho minutos más tarde fue de nuevo Robben el que gozó de una ocasión aún más clara para inaugurar el marcador. El holandés cabeceó con potencia un gran centro de Ribéry desde la banda derecha pero la pelota se escapó cerca de la escuadra. Los hombres de van Gaal buscaban constantemente a sus dos extremos. El Gladbach, por su parte, lo intentaba al contraataque o bien a balón parado, aunque sin inquietar a Kraft. De esa forma transcurrían los minutos en la primera mitad y el Bayern comenzaba a desesperarse ante el planteamiento táctico de Lucien Favre en un Allianz Arena en el que, una jornada más, se colgó el "no hay billetes".

De ahí al descanso, el Bayern continúo intentándolo constantemente pero las imprecisiones en el último pase facilitaron el trabajo de la defensa del colista y su guardameta, Logan Baily, que apenas actuó en el primer tiempo. Ambos conjuntos se marcharon a los vestuarios sin haber podido alterar el 0:0 inicial.

Ribéry y el Bayern aprietan

El segundo acto arrancó sin cambios en un Bayern que tuvo en Franck Ribéry al hombre más destacado en los primeros minutos de la reanudación. Tras una falta directa que se marchó por encima de la portería rival (52´), el francés pudo adelantar a su equipo con un gran tiro cruzado desde fuera del área que se fue lamiendo el palo. Y en el 56´, de nuevo Ribéry se escapó por su banda y cedió a Robben en el punto de penalti, pero el holandés remató muy centrado. El Bayern, consciente de la importancia de los puntos en la lucha por los puestos Champions, apretaba.

El Gladbach reaccionó a la presión del Bayern y en el 57´ enlazó una contra muy peligrosa que Badstuber desbarató en el último instante despejando a saque de esquina un balón que Hanke iba a rematar a puerta vacía. A diferencia del primer tiempo, el choque estaba más abierto y todo indicaba a que el primer gol llegaría pronto. Fuser con un potente disparo desde fuera del área (69´), Gomez con un cabezazo que se marchó por poco disfrutaron de dos claras ocasiones para romper el empate. Kraft evitó el tanto visitante jugándose el físico ante el recién ingresado en el terreno de juego Idrissou (72´).