presentada por
Menú
1-3 al CSKA

Histórica décima victoria consecutiva en Champions League

Sencillamente histórico. El FC Bayern se ha impuesto 1-3 (0-1) al CSKA en Moscú y ha establecido un nuevo récord en la historia de la Champions League al sumar 10 victorias consecutivas en la máxima competición continental. ¡Enhorabuena!

Arjen Robben adelantó al FC Bayern en la primera mitad con el que fue el primer disparo del FC Bayern entre los tres palos (17´).  En una segunda mitad mucho más movida, Götze amplió la ventaja con una gran acción indvidual (56´). El CSKA no bajó los brazos y redujo distancias y apretó el marcador con una pena máxima transformada por Honda (62´). Aunque los hombre de Guardiola no sufrirían en exceso porque Müller logró el 1-3 definitivo sólo 3 minutos más tarde (65´), también desde el punto de penalti. Con esta victoria el FC Bayern (15 puntos en 5 partidos) recibirá como primero de grupo al Manchester City en el Allianz Arena en la última jornada de la fase de grupos.

Alineaciones

Con un sólo cambio en el once que se impusiera el sábado al Borussia de Dortmund en liga (0-3) afrontó Pep Guardiola la siempre complicada tarea de visitar Rusia en noviembre. El técnico del Bayern cubrió la ausencia en punta del lesionado Mandzukic (molestias en un gemelo), con la movilidad de Mario Götze. Lahm actuó una vez más como mediocentro defensivo por detrás de Kroos y Javi Martínez, mientras que en bandas actuaron Robben y Müller. Cabe destacar también la presencia en el banquillo de los 3 canteranos Weiser, Hojbjerg y Green.

Por su parte el entrenador local, Leonid Slutski, introdujo 2 variaciones en el equipo que cayó derrotado en Múnich a principios de septiembre. En el centro del campo del cuadro moscovita Milanov y Tošić le ganaron la partida en esta ocasión a Vitinho y Cauna. 

Robben marca en la primera del Bayern

Al Bayern le costó un cuarto de hora meterse en el partido, quizás debido a las bajas temperaturas (-7°C) de esta noche en Moscú, o por el estado de un césped claramente afectado por la intensa nevada que acompañó a ambos equipos desde su salida del túnel de vestuarios. Lo cierto es que a diferencia de los últimos encuentros, el equipo muniqués cometía demasiados errores en el centro del campo y no lograban retener el esférico en su poder. El CSKA se sentía muy cómodo y buscaba constantemente la espalda a la defensa de Pep Guardiola con balones en largo y rápidas salidas a la contra.

Los primeros acercamientos dignos de mención tuvieron color local (5´, 9´), pero Neuer y Dante, desbarataron las embestidas moscovitas con seguridad. Poco a poco el Bayern entró en calor y comenzó a echar el balón al suelo, buscando los huecos por las bandas. En una internada de Müller, el internacional alemán ganó la línea de fondo y cedió para Robben, quien sin pararla envió el balón al fondo de las mallas con un certero remate (17´). Ese había sido el primer disparo muniqués entre los 3 palos del partido.

Con el marcador a favor el Bayern, hoy de blanco, se sintió mucho más cómodo marcando la pauta del choque. La única mala noticia de una primera mitad relativamente tranquila para los intereses bávaros fue la lesión de Lahm. El capitán fue sustituido por Thiago (29´) y Javi Martínez retrocedió su posición en el campo. Müller (38´) y Dante (41´) pudieron ampliar la renta visitante antes del descanso, pero no llegaron por muy poco a sendos centros milimétricos de Robben.

Genialidad de Götze y dos penaltis

Los equipos debieron calentar bien durante la pausa, porque a diferencia del comienzo del partido, la segunda mitad arrancó con una altísima intensidad. En los 5 primeros minutos de la reanudación Manuel Neuer salvó en 3 ocasiones a los suyos. El CSKA buscaba el empate de manera descarada y eso dejaba muchos más espacios a los de Guardiola. Uno de ellos lo aprovechó Mario Götze para colarse entre la defensa y batir a Akinfeev tras regatear a todo el rival que se le plantó por delante (56´).

Pese al 0-2, el cuadro moscovita no bajó los brazos. Tampoco lo hizo Dante seis minutos más tarde. O al menos así lo interpretó el colegiado francés Antony Gutier al castigar con penalti un despeje del brasileño dentro del área. Honda engañó a Neuer y apretó de nuevo el resultado (62´). Aunque la alegría local no duraría mucho, pues prácticamente en la siguiente llegada muniquesa al área moscovita, Götze estrelló su lanzamiento contra el poste y Robben fue derribado en su intento por remachar el balón al fondo de las mallas. Penalti. Müller agarró el esférico y batió a Akinfeev con una gran tranquilidad (65´). El internacional celebró el tanto con rabia, como intuyendo de que podía tratarse del golpe definitivo al partido. Y efectivamente así fue, pues sólo Tosic, con un disparo al larguero, pondría a prueba a Manuel Neuer en la fase final de un encuentro (87´) en el que el jóven canterano Green debutaría en la  máxima competición continental. Día histórico para él y para todo el club, sin duda.

José Ángel Risco Oliva para fcbayern.de