presentada por
Menú
0-1 en Pilsen

Mandzukic sella el billete a octavos

El FC Bayern ha certificado su clasificación para los octavos de final de la Champions League imponiéndose esta noche 0-1 (0-0) al Vitkoria Pilsen en un duelo muy disputado. El cuadro de Guardiola dominó el ritmo del choque desde el primer minuto, pero la entrega local hizo que la primera mitad acabara sin goles en el marcador. Schweinsteiger dispuso de la ocasión  más clara del primer acto, pero su lanzamiento se estrelló contra la madera (15´)

En la segunda mitad Mario Mandzukic, que había entrado sustituyendo a Thomas Müller (59´), no desaprovechó un centro milimétrico de Philipp Lahm para adelantar a los suyos (65´). Tras el tanto, el Viktoria buscó el empate aunque la defensa muniquesa no pasó excesivos problemas. Martio Götze (81´) pudo rematar el partido en los instantes finales, aunque a los hombres de Guardiola ya no les haría falta ningún gol más para cosechar la novena victoria consecutiva en la Champions League e igualar así el récord del FC Barcelona 2002/03.

Alineaciones

"Tras un partido, independientemente si se ha ganado o perdido, siempre hay cosas que cambiar", había comentado Pep Guardiola en la rueda de prensa de ayer. Dicho y hecho. El técnico del Bayern se mantuvo fiel a sus palabras y presentó en Pilsen 4 caras nuevas con respecto al once que se impuso en Hoffenheim el sábado (1-2). 3 de los cambios los realizó en defensa, donde Rafinha, van Buyten y Diego Contento, que actuó como central, acompañaron a David Alaba.

Además Toni Kroos recuperó la titularidad tras haber superado las molestias que había venido arrastrando durante la pasada semana (adductores). El internacional alemán conformó el eje creativo del Bayern junto a Bastian Schweinsteiger por delante de un Philipp Lahm que hoy volvió a jugar como mediocentro defensivo. En punta Mario Götze celebró debutó como titular con el Bayern en Champions actuando como “falso 9”.    

En el bando local, Pavel Vrba repitió el mismo esquema que presentó en el Allianz Arena (4-2-3-1), aunque introdujo 2 variaciones en el equipo que cayó derrotado en la capital muniquesa. El lesionado Limberský y Řezník fueron reemplazados por Hubník y Ďuriš. 

Schweinsteiger al palo

Tal como esperaba la expedición muniquesa, el Viktoria Pilsen saltó al campo espoleado por el apoyo de una grada que jaleó desde el primer minuto cada acercamiento a la contra de los suyos a las inmediaciones de Neuer. El Bayern - hoy completamente de blanco - monopolizaba el esférico y tocaba con cierta comodidad, aunque no encontraba el último pase que generara ocasiones realmente claras.

Los primeros intentos muniqueses llegaron mediante disparos lejanos, pero Kozáčik respondió con seguridad ante Müller (8´) y Alaba (10´, 13´). Tan sólo 2 minutos más tarde Schweinsteiger dispuso de una nueva ocasión, pero esta vez la madera evitó que el Bayern se adelantara en el electrónico. Conforme avanzaban los minutos el empate momentáneo hacía creer cada vez más al Viktoria en la sorpresa y los hombres de Pavel Vrba pusieron a prueba a Neuer con dos rápidas llegadas a la contra (36´, 37´) e hicieron que el Bayern encarara el túnel de vestuarios con ciertas dudas.

Mandzukic no perdona

Aunque en el arranque de la segunda mitad desaparecerían de inmediato. A los 3 minutos de la reanudación Lahm vio como Čišovský despejaba sobre la línea un balón que se iba directo a las mallas. (48´). En la siguiente jugada Müller no llegó por muy poco a un excepcional cabezazo de van Buyten (50´). El Bayern encerraba a los locales aunque no lograba reflejar su dominio en el marcador. En el minuto 56 Ribéry se plantó solo ante Kozáčik, pero el cancerbero checo desvió el remate del francés con el pecho.

Guardiola decidió mover el banquillo y dio entrada a Javi Martínez (59´, Schweinsteiger) y a Mario Mandzukic (59´, Müller). El croata no llevaba ni 6 minutos sobre el terreno de juego cuando aprovechó un centro de Lahm desde la derecha para lograr el importantísimo 0-1 (65´). El tanto no desanimó a los locales, que respondieron con dos zarpazos de Horváth consecutivos en apenas un minuto (75´, 76´). Aunque el Viktoria empezó a notar el esfuerzo realizado durante la primera mitad y el Bayern empezó a contar con muchos más huecos. Uno de ellos lo encontró Javi Martínez para meterle un balón franco a Mario Götze (81´), sin embargo el joven internacional alemán tardó en definir pese a encontrarse sólo ante el portero local. Afortunadamente, el Bayern no se acordaría de la ocasión errada pues de ahí al final del encuentro el Viktoria no pondría en apuros a Manuel Neuer.

José Ángel Risco Oliva para fcbayern.de