presentada por
Menú
0-7 al Werder

Ribéry lidera el vendaval del Bayern en Bremen

El FC Bayern está a un paso de proclamarse campeón de invierno de la Bundesliga (lo será hoy si pierde el Leverkusen en Dortmund) gracias a la histórica goleada que le ha endosado en la tarde de hoy al Werder Bremen (0-7) en el Weser-Stadion. En un partido que sólo tuvo un color, el rojo del FC Bayern, Lukimya (21´, p.p), van Buyten (27´) y Ribéry (38´) dejaron sentenciado el encuentro tras 45 minutos. 

Pero los hombres de Pep Guardiola siempre quieren más y en la segunda parte Mandzukic (60´), Müller (68´), de nuevo Ribéry (82´) y Mario Götze (90´), certificaron mayor derrota del cuadro hanseático ante los suyos en la historia de la liga alemana. Con este resultado el Bayern suma ya 40 partidos consecutivos sin conocer la derrota, 26 de ellos a domicilio (ha igualado su propio récord logrado entre 1985-1987).

Alineaciones

Ante la plaga de lesiones que está azotando al FC Bayern en este último tramo del año – la más reciente la de Arjen Robben (6 semanas de baja) – Guardiola presentó sólo 2 variaciones en el equipo que certificó el pase a cuartos de final de copa en Augsburgo el pasado miércoles (0-2). El técnico español dio descanso a Dante y Javi Martínez, y dio entrada a Daniel van Buyten en el eje de la defensa y a Franck Ribéry en banda izquierda.

El regreso del francés al once inicial tras haberse recuperado de la fisura en las costillas sufrida hace 3 semanas, desplazó a Müller a banda, mientras que Thiago actuó como mediocentro defensivo por detrás de Götze y Kroos. En el banquillo destacó la presencia de Claudio Pizarro y Shaqiri. Para ambos fue la primera convocatoria tras varias semanas apartados de los terrenos de juego por molestias muculares.

En el bando local, Robin Dutt tan sólo introdujo una variación en el equipo que arrancó un punto en Hoffenheim hace siete días (4-4). El entrenador del Werder sustituyó al ex-Bayern Ekici, por el también exdelantero del cuadro muniqués Nils Petersen.

Titularidad y goles

Pep Guardiola y Sammer habían venido recalcando la dificultad y el peligro que conllevaba la visita al Werder Bremen de esta tarde. Especialmente tras el gran esfuerzo que supuso el derbi copera en Augsburgo. La plantilla demostró haber captado el mensaje desde el pitido inicial. Thiago, Müller y, sobre todo, un omnipresente Franck Ribéry, encerraban al Werder en su campo sin dar muestras de cansancio en sus piernas. Los de Robin Dutt veían desde la lejanía al hoy también capitán muniqués Manuel Neuer.

Mandzukic y Götze (9´) dispusieron de las 2 primeras ocasiones claras en apenas un minuto. Poco después Boateng (15´) respondería al primer acercamiento local (Hunt, 18´), con un lanzamiento que se fue fuera por muy poco. El cancerbero hanseático, Wolf, era el jugador más activo de los suyos y sólo la falta de acierto visitante mantenía el empate en el marcador. Aunque el 0-1 no se haría esperar mucho. Y no lo marcaría un jugador del Bayern, sino el central Lukimya, quien al intentar despejar el centro de Ribéry desde la izquierda, introdujo el esférico en su propia portería.

Sin tiempo para reaccionar al golpe, la hinchada local vio como van Buyten hacía el segundo cinco minutos después al cabecear un medido libre indirecto botado por Kroos desde la banda derecha (27´). Pese a la ventaja en el electrónico y la superioridad sobre el césped, los pupilos de Guardiola no levantaron el pie del acelerador y Ribéry, celebraría su retorno al once inicial logrando el 0-3 poco antes del descanso tras una buena asistencia de Müller. (38´). Van Buyten y Ribéry, las 2 novedades de Guardiola habían sentenciado en la primera mitad.

Este Bayern no se conforma

En el segundo acto el once muniqués no tardaría en dejar claro que el Bayern no se conformaría con la renta cosechada durante los primeros 45 minutos. Wolf, sin duda el mejor de los suyos, evitó el cuarto ante Müller y Mandzukic en apenas 60 segundos (54´). Pero poco pudo hacer en los minutos posteriores ante un Bayern crecido y enlazaba una acción ofensiva tras otra. Transcurrido el primer cuarto de hora de la reanudación, Mandzukic no desaprovechó la gran asistencia de, como no, Ribéry, para hacer el 0-4.

El Bremen no podía frenar las constantes penetraciones por bandas del cuadro muniqués, en una de ellas Müller remató con su característico estilo el gran centro raso de Götze e hizo el 0-5 con 20 minutos aún por jugarse (69´). Todo apuntaba a un marcador de escánadalo. Y así fue. Ribéry en el 82, anotó su segundo tanto de la noche (0-6) y pocos segundos después pudo sumar un hat-trick , pero su lanzamiento se estrelló contra el palo (88´). El que no fallaría con el tiempo cumplido sería Mario Götze, quien selló así la histórica goleada en Bremen con gran frialdad ante Wolf (90´). Victoria que da mucha moral al Bayern a 4 días de recibir al Manchester City en el Allianz Arena.

José Ángel Risco Oliva para fcbayern.de