presentada por
Menú
1-3 en Berlín

¡CAMPEONES DE LIGA!

El Bayern ha conquistado esta noche en Berlín el 24° título liguero de su historia. Y lo ha hecho tras imponerse en el Olympiastadion al Hertha 1-2 (0-2) en la jornada 27 de la Bundesliga con tantos de Kroos (6´) y Götze (14´) en la primera mitad, y de Franck Ribéry en los últimos insntantes del choque (79´). El tanto local lo marcó Ramos en el minuto 66 de penalti. El Bayern se proclama campeón sumando su décima  victoria consecutiva como visitante en liga (nuevo récord).

Merecidísimo premio para un Bayern histórico que no sólo domina el campeonato con una superioridad desconocida en el fútbol germano y sigue aspirando a todo en copa y Champions League, sino que además ha cantado el alirón más prematuro de la historia de la Bundesliga. Los hombres de Guardiola han superado - en el primer año del técnico español en el banquillo muniqués - el récord establecido por el Bayern de Heynckes la temporada pasada en una jornada. ¡Enhorabuena campeones!

Alineaciones

El FC Bayern saltó al césped del Olympiastadion con 3 caras nuevas en el equipo que asaltara Mainz el pasado sábado (0-2). En defensa, Dante sustituyó a Javi Martínez como central, mientras que la vuelta de Lahm al mediocentro defensivo, permitió a Rafinha actuar hoy en el lateral derecho. Además Götze le ganó la partida a Ribéry en banda izquierda. En punta, el hombre más adelantado de los de Guardiola fue esta noche Müller, por lo que Mandzukic comenzó el choque desde el banquillo.

En el bando local, Jos Luhukay presentó 5 cambios en el once que cayera derrotado 3-0 en Gladbach hace solo 4 días. El técnico del Hertha dio entrada a Janker en el eje de la defensa, a Kobiashvili en el doble pivote y a Schulz, Mukhtar y Skjelbred en el centro del campo. En ataque, una vez más, actuó el ariete colombiano Adrián Ramos. 

Sentencia en 14 minutos

El encuentro fue, desde su inicio, un fiel reflejo de lo que está siendo la Bundesliga 2013/14. El Bayern, concentradísimo, puso la directa desde el primer minuto y dejó claro a su rival que hoy no había opción ninguna a la sorpresa. Tras varias llegadas de Robben al balcón del área berlinesa, Kroos adelantó al club muniqués finalizando una buena jugada colectiva con un potente remate desde 14m. Götze, tan sólo 2 minutos más tarde, pudo ampliar la ventaja visitante pero Kraft reaccionó a tiempo. El Bayern marcaba un ritmo de juego altísimo y los locales sólo podían perseguir el esférico con la mirada. 

Algo que también haría Kraft en el minuto 14 tras un potente cabezazo de Götze. El talentoso jugador del Bayern no desaprovechó el medido centro de Schweinsteiger desde la derecha e hizo el merecido 0-2 (14´). 15 minutos de partido y los aficionados muniqueses desplazados a la capital alemana ya cantaban el clásico “Campeones, campeones.” Viendo lo que sucedía sobre el césped era una reacción más que lógica. Los hombres de Guardiola presentaron durante muchas fases de la primera parte un 83% de posesión, mientras que Neuer era un mero espectador más. Sin embargo el dominio visitante no se traduciría en más goles, y eso que Müller tuvo el 0-3 en un par de ocasiones antes del descanso, pero el travesaño primero (37´), y una vaselina que se escapó por poco (44´), hicieron que el marcador ya no se moviera más en la primera mitad.

Ramos recorta, Ribéry corona al Bayern

Con los mismos 22 protagonistas se reanudó el partido en Berlín, aunque Pep Guardiola no tardaría en mover su banquillo. En el minuto 55 Robben y Müller fueron sustituidos por Ribéry y Mandzukic. Y sería precisamente el croata, el que dispondría de la primera ocasión clara de la segunda mitad, pero Kraft despejó con el pie. Poco después entraría Thiago en el partido, en sustitución de Schweinsteiger (61´), el Bayern controlaba el tempo del duelo, aunque es cierto que con menor intensidad.

Circunstancia que aprovechó el Hertha para dar un paso adelante, y para acercarse en el marcador merced a un penalti que Rafinha cometió sobre Adrián Ramos, y que el propio colombiano transformaría engañando a Manuel Neuer (66´). Sin embargo, el tanto local no inquietó a los de Guardiola. Todo lo contrario. Götze, Thiago y cía. asumieron los galones y dirigieron el asedio a la meta del Hertha. En el 79, Ribéry premió al Bayern al elevar el balón suavemente por encima de Kraft y lograr el tercer tanto muniqués de la noche. Golazo que certificó la conquista de un título muy merecido. Probablemente, el más merecido en la historia de la Bundesliga.

José Ángel Risco Oliva para fcbayern.de