presentada por
Menú
5-1 al Schalke

Robben lidera el festival goleador del Bayern

El FC Bayern acaricia el título de la Bundesliga. Con la goleada endosada al Schalke 04 en la tarde de hoy en el Allianz Arena (5-1), el cuadro entrenado por Pep Guardiola cuenta ya con 20 puntos de ventaja sobre el 2° clasificado, el Borussia de Dortmund, a falta de 11 jornadas. El récord de jornadas invicto asciende ya a 48 partidos consecutivos.

El equipo muniqués ha puesto la directa y hoy tampoco dio ninguna opción al Schalke. Los de Guardiola se marcharon al descanso con un claro 4-0 tras una primera mitad primorosa en la que Alaba (3´), Robben (15´, 28´) y Mandzukic (24´) certificaron la superioridad local con sus goles. En la segunda mitad, el tanto del honor visitante lo marcó en propia puerta Rafinha (64´). Arjen Robben, el hombre del partido, cerró la goleada desde los once metros (77´) tras un penalti cometido por Papadopoulos (roja directa) sobre Mandzukic.

Alineaciones

Pep Guardiola afrontó la visita del club de Gelsenkirchen con 4 cambios en el once titular que goleó en Hannover (0-4) hace una semana. Además de la esperada vuelta de Neuer bajo palos, el técnico español situó a Dante (por Boateng) en el eje de la defensa junto a Javi Martínez, y dio entrada a Robben en banda (por el lesionado Thomas Müller) y Toni Kroos por un Philipp Lahm que hoy arrancó desde el banquillo. Su rol en el mediocentro defensivo, y el brazalete de capitán, lo asumió hoy Bastian Schweinsteiger.

En el bando visitante, Jens Keller presentó 3 caras nuevas en el equipo que empató con el Mainz en casa (0-0) la pasada jornada. En defensa regresaron Höwedes y Papadopoulos, quien se vistió de corto por primera vez desde noviembre de 2012. Finalmente el jóven talento alemán Draxler, actuó como media punta.

Primera mitad perfecta

Los 71.000 espectadores que abarrotaron el Allianz Arena no tuvieron que esperar mucho para ver sobre el césped el “increíble” trabajo del que Guardiola había venido hablando durante la semana. El Bayern arrancó con fuerza y, tras un primer aviso de Robben por banda (1´), Alaba anotó el primero de la tarde con un libre directo que después de tocar la barrera hizo imposible la estirada de Fährmann (3´). El partido se ponía de cara muy pronto, aunque los locales querían más, buscaban sentenciar el choque por la vía rápida. Kroos, Thiago y cía. empezaron a mover el balón con una gran precisión de un lado a otro del campo ante un Schalke que sólo podía correr tras el esférico. 

Los hombres de Jens Keller soportaban el asedio acumulando efectivos en su campo, aunque la resistencia no duraría mucho. En el minuto 15 Robben culminó una gran triangulación entre Thiago y Mandzukic, e hizo el 2-0 elevando el esférico por encima del guardameta con la elegancia que atesora. Tan sólo 8 minutos más tarde, Mario Mandzukic cabeceó al fondo de las mallas un centro milimétrico de Alaba desde la izquierda (23´). El Bayern se gustaba ante un rival herido, que temía volver a recibir un correctivo similar al sufrido en Champions League ante el Madrid. Sobre todo tras la genial acción individual de Robben en el minuto 27, que el holandés concluyó con un ajustado lanzamiento imparable para Fährmann. 4-0 en menos de media hora, un resultado más que merecido según lo visto sobre el césped. Pese al monólogo local, el marcador ya no se movería más durante el primer acto.

Fährmann evita una goleada mayor

En gran parte debido a las buenas maneras de Fährmann, sin duda el mejor de los suyos. El joven guardameta del Schalke evitó en el arranque de la segunda mitad un castigo mayor para los suyos con 4 paradas consecutivas en menos 2 minutos. Mandzukic (64´), Schweinsteiger (65´), de nuevo Mandzukic y Kroos (66´), intentaron responder al gol del honor visitante, obra de Rafinha en propia puerta (64´), pero se estrellaron ante el cancerbero del Schalke. Nada podría hacer Fährmann en el penalti perfectamente transformado por Robben en el 77. Papadopoulos había derribado a Mandzukic y el colegiado no dudó en señalar pena máxima y roja para el central. El holandés redondeó su gran actuación y la goleada local enviando el balón a la escuadra desde los once metros. En los instantes finales el Bayern intentó aumentar el resultado, pero no tuvo suerte. Merecidos 3 puntos para un equipo que, de no bajar el ritmo, puede cantar el alirón en marzo.

José Ángel Risco Oliva para fcbayern.de