presentada por
Menú
0-2 en la prórroga

¡CAMPEONES DE COPA 2014!

¡Sí, sí, sí el doblete ya está aquí! El Bayern se ha proclamado campeón de la copa alemana tras imponerse esta noche 0-2 (0-0) al Borussia de Dortmund en la gran final disputada en el Olympiastadion de Berlín.

Tras unos 90 minutos muy intensos sin goles, Arjen Robben (107´) y Thomas Müller (123´) certificaron en la segunda parte de la prórroga con sus tantos el segundo título nacional del año para el equipo de Pep Guardiola. Con la peleada y merecida victoria cosechada hoy, el Bayern cuenta ya con 17 títulos coperos y 10 dobletes en sus vitrinas.

Alineaciones

Pep Guardiola afrontó su primera final copera con un sistema 3-4-3 en el que Javi Martínez, Dante y Boateng compusieron la línea defensiva por detrás de Lahm, Kroos, Rafinha y Hojberg. El joven internacional danés se situó en banda derecha, mientras que el brasileño ocupó el carril de un David Alaba que hoy causó baja de última hora (rotura fibrilar). Arriba, Götze, Robben y Müller conformaron el tridente ofensivo del cuadro muniqués. Ribéry, con molestias en la espalda, arrancó desde el banquillo. Mandzukic no entró en la convocatoria por decisión técnica.

Jürgen Klopp, técnico del Borussia de Dortmund, saltó al césped con su once de gala, incluyendo a Marcel Schmelzer, quien al final llegó a tiempo para la importantísima cita de Berlín. En punta, Lewandowski disputó su último partido con la camiseta amarilla. 

Ribéry entra por Lahm

El encuentro vino precedido un año más por una bonita ceremonia, en la que la campeona olímpica Maria Höfl-Riesch fue la encargada de presentar el trofeo a los 76.197 aficionados que abarrotaron las gradas del Olympiastadion. Los 22 protagonistas observaron con concetración la copa alemana y, tras escuchar el himno alemán, iniciaron el duelo con mucha intensidad y, sobre todo gran orden táctico. El Bayern presionaba muy arriba y obligaba al Borussia de Dortmund a jugar en largo, por lo que la pelota pasaba más tiempo en los pies de los hombres de Guardiola. Müller dispuso de la primera ocasión clara a los 3 minutos, pero Weidenfeller evitó el 1-0 con el rostro. 

El cuadro de Klopp cerraba filas en la franja ancha del campo y Javi Martínez asumía los galones a la hora de crear el juego muniqués. El partido se disputaba a un ritmo altísimo, pero las defensas de ambos contendientes imponían su ley bajo la intensa lluvia de esta noche en Berlín. La intensidad le pasó factura a Lahm, quien tras un choque con Sahin, tuvo que abandonar el terreno de juego lesionado a los 30 minutos. Guardiola dio entrada a Ribéry. El galo ocupó la banda izquierda y Götze se situó en el centro, aunque el cambio no alteró el resultado de un partido que se marchó al descanso tras un potento disparo cruzado de Hojbjerg que se escapó por poco (44´).

Dante salva al Bayern

Más acertado estuvo Müller en la primera ocasión de un segundo tiempo que arrancó sin cambios, pero Weidenfeller se hizo gigante para evitar el tanto del ariete del Bayern (55´). Esa acción del guardameta del Dortmund pareció animar a sus compañeros, pues Reus, Lewandowski y cía. dieron un paso adelante y empezaron a llegar con peligro a las inmediaciones de Neuer. En el 63, Hummels remató a puerta vacía una falta lateral botada por Reus, pero Dante salvó al Bayern con un despeje sobre la línea. 10 minutos después sería Neuer el que evitaría el tanto con una gran estirada tras un disparo de Reus (73´). El cuadro de Guardiola no tardó en responder con un potente latigazo de Robben (75´) que Weidenfeller despejó haciendo gala de unos magníficos reflejos. Esa sería la última ocasión clara del tiempo reglamentario. El cansancio hizo mella en ambos contendientes y la prórroga se hizo irremediable.

De nuevo Robben

El tiempo extra comenzó con un gran susto para Neuer, aunque afortunadamente el remate de primeras de Aubameyang se marchó lamiendo el poste (91´). El partido estaba roto y el balón viajaba de un lado al otro del campo con celeridad, aunque las piernas ya no respondían. Kroos y Neuer tuvieron que ser atendidos por molestias musculares, mientras que Hojbjerg abandonó el campo con calambres en ambas piernas. En su lugar entró van Buyten. El panorama invitaba a pensar a que el campeón de la copa 2014 se decidiría en la tanda de penaltis, pero entonces apareció Arjen Robben. El holandés remató al fondo de las mallas un buen centro de Boateng desde la derecha en el minuto 107 de partido. El 10 del Bayern volvía a se decisivo ante el Borussia Dortmund en una final.

En los instantes finales los hombres de Klopp buscaron el empate a la desesperada, algo que aprovechó Müller para lograr el 0-2 definitivo en el 123 del encuentro. La copa ya no se le escapaba de las manos al Bayern. El doblete era ya una realidad. Enhorabuena campeones. 

José Ángel Risco Oliva para fcbayern.de