presentada por
Menú
Partido de ida de cuartos de final

Derrota en Oporto por 3-1

El Bayern de Múnich ha sufrido esta noche en Oporto un revés en su propósito por alcanzar las semifinales de la Liga de Campeones. El conjunto muniqués salió derrotado por 3-1 contra el Oporto en el partido de ida de cuartos de final, de modo que el próximo martes en el Allianz Arena tendrá que ganar al menos por dos goles de diferencia, siempre y cuando el Oporto no marque, para pasar a las semifinales.

El Oporto realizó un comienzo fulgurante ante su público: 50.092 espectadores en el Estadio Do Dragão presenciaron cómo Ricardo Quaresma hizo doblete en diez minutos (de penalti en el 3’ y después en el 10’). El Bayern pareció en estado de shock. Conformé avanzaron los minutos el Bayern volvió a meterse en el encuentro y finalmente en el minuto 28 anotó Thiago Alcántara a pase de Boateng. Tras reanudarse el partido en la segunda parte, el colombiano Jackson Martínez anotó el 3-1 definitivo, conformando así la primera derrota en la historia del Bayern de Múnich en suelo portugués.  

Alineación

Hubo dos cambios respecto al once del Bayern de Múnich en su victoria por 3-0 contra el Eintracht Frankfurt del fin de semana pasado. Manuel Neuer volvía a estar bajo los palos en vez de Pepe Reina y Jérôme Boateng regresó al eje de la defensa. A su derecha se desempeñó Rafinha.

En el Oporto también hubo dos modificaciones respecto a la victoria por 1-3 al Rio Ave. Iván Marcano (por acumulación de amarillas) y Vicent Aboubakar no estuvieron contra Pep y compañía, ocupando su lugar en el campo el holandés Bruno Martins Indi y Jackson Martínez. La presencia del colombiano fue sorpresiva, puesto que debido a sus lesiones, apenas se contaba con él en la delantera de los ‘dragones’.

Desarrollo del partido

Guardiola ya avisó previamente de la presión en ataque del conjunto luso. Y a los dos minutos se vieron confirmados sus temores. Xabi Alonso perdió el cuero dentro de su propia área y permitió que Martínez le robara la pelota. El colombiano encaró a Neuer y éste le derribó: Amarilla para el guardameta del Bayern y penalti a favor del Oporto. Quaresma fue el encargado de transformar el penalti, anotando con seguridad y poniendo la eliminatoria y el encuentro a favor de su equipo a los 3 minutos de juego. El Bayern necesitó un par de minutos para sacudirse el shock, mejorando en su juego progresivamente. Lewandoswski tuvo en sus botas el empate (9’).

Sin embargo, llegó el segundo golpe del Oporto. En esta ocasión fue Quaresma quien le robó el esférico a Dante y marcó con total sangre fría el 2-0. De nuevo tardó el Bayern en reencontrarse consigo mismo y le costó entrar en el partido. El Oporto defendía con maestría en su propio campo, bloqueando los huecos de pase y apenas permitió que el Bayern alcanzara con pases las cercanías de su área. Sin embargo, mediada la primera parte, los bávaros lograron adentrarse con peligro en el campo del Oporto y se metió en el partido con un importantísimo gol de Thiago (28’).    

A partir de ese momento el Bayern tuvo algo más bajo control el partido, aunque no reaccionó de forma suficientemente contundente a los goles encajados. Las mejores ocasiones las dispuso el Oporto hasta el descanso: Alex Sandros mandó su trallazo justo a la derecha de la portería de Neuer (34’) y Casemiro de cabeza (44’) tuvieron las oportunidades de mayor peligro. Ambos equipos enfilaron a los vestuarios al acabar la primera parte con 2-1 en el luminoso.

Sin cambios en sus filas, ambos combinados mantuvieron el partido con la misma tónica. En el minuto 56 fue sustituido un dolorido Mario Götze por Sebastian Rode. Solamente un minuto más tarde salvó Neuer al Bayern de otro tanto de los portugueses gracias a sus reflejos, gol que únicamente hubiera adelantado el 3-1 para el Oporto, ya que siete minutos después fue Jackson Martínez quien anotó el 3-1 (64’) ante un impotente Neuer.

En el tiempo que restó de partido el conjunto de Pep intentó mejorar el resultado y siguió luchando, pero apenas logró generar ocasiones de gol verdaderamente claras. El Oporto defendía con maña la ventaja de dos goles y no corrió riesgos hasta que sonó el pitido final. Con esta derrota, el Bayern de Múnich ha sufrido su primera derrota en la historia en Portugal.