presentada por
Menú
Adiós a la Copa

El Bayern cae en la ruleta de los penaltis

¡Menudo partido! ¡Qué drama! La final de la Copa en Berlín no podrá contar este año con la presencia del Bayern de Múnich. En una apasionante e inmejorable semifinal el conjunto muniqués cayó derrotado el martes por la noche contra el Borussia Dortmund en la ronda de penaltis por 1-3. El marcador era de empate 1-1 al acabar tanto los primeros 90 minutos como la prórroga (30 minutos).

Durante una hora de juego el Bayern de Múnich fue el equipo superior. En un abarrotado Allianz Arena y ante 75.000 espectadores, la afición muniquesa vibró en el minuto 30 con un merecido golazo de Robert Lewandowski que inauguraba el marcador: 1-0. Sin embargo, el conjunto de Guardiola no logró anotar más goles. Mediada la segunda parte, Pierre-Emerick Aubameyang empató la semifinal (75’) y por lo tanto el duelo tuvo que prolongarse por medio de prórroga.   

En los 30 minutos que duró esta prórroga el Bayern no pudo aprovechar las mejores ocasiones de las que dispuso, a pesar de que el Borussia Dortmund se quedó con 10 jugadores en el campo cuando Kevin Kampl fue expulsado en el minuto 108 al ver su segunda amarilla de la noche. En la tanda de penaltis, el Múnich mantuvo su pólvora mojada y el Dortmund sí que aprovechó sus ocasiones. Para colmo, Arjen Robben tuvo que ser sustituido a los 16 minutos de saltar al césped (84’).

Alineación

Antes de que comenzara la cita copera había buenas noticias en el seno de la entidad muniquesa: Robben volvía a una convocatoria tras cinco semanas de baja por un desgarro muscular en los músculos abdominales, empezando el partido en el banquillo. Medhi Benatia sí que entró en el once titular después de haber superado un desgarro muscular en el muslo. Los recientemente convalecientes Rafinha y Juan Bernat (problemas en los aductores y en el tobillo, respectivamente) se recuperaron a tiempo.

Benatia, Rafinha y Bernat fueron 3 de los 5 cambios que se produjeron en el once del Bayern con respecto a la victoria del último fin de semana contra el Hertha BSC (1-0). Tanto Xabi Alonso como Thiago Alcántara jugaron de inicio. Dante, Mario Götze, Sebastian Rode y Bastian Schweinsteiger aguardaron desde el banquillo su oportunidad, mientras que Gianluca Gaudino no entró en la convocatoria. El jovencísimo Mitchell Weiser volvió a contar con la confianza de Guardiola y jugó desde el minuto 1.

Tácticamente, el conjunto muniqués se enfrentó al Dortmund con tres defensas, cinco centrocampistas y dos delanteros.

También entre las filas del equipo visitante hubo reincorporaciones. Marco Reus e Ilkay Gündogan fueron titulares y Sebastian Kehl volvió a sentarse junto a sus compañeros tras superar una rotura de costillas. Bajo los palos se colocó Mitchell Langerak, dado que el portero titular Roman Weidenfeller estaba lesionado. El conjunto dirigido por Klopp se presentó con un 4-3-3.

Desarrollo del partido

Las intenciones de ambos equipos eran fáciles de atisbar nada más pitar el comienzo del partido. El Borussia Dortmund intentaba mantener al Bayern alejado de su área con una presión muy arriba y con dos centrocampistas haciendo de ‘6’ clásico. Los hombres de Pep no perdieron la calma, haciendo correr tanto a la pelota como al rival. Sus primeras ocasiones llegaron en forma de saques de esquina, aprovechando certeramente los huecos en la defensa del Dortmund. Lewandowski cerró con una soberbia finalización un contraataque de libro, marcando el 1-0 en el minuto 30.

A continuación del tanto el Bayern siguió dominando la semifinal. Lewandowski estuvo a punto de anotar el 2-0 justo antes del descanso. Klopp y sus hombres ni se acercaron en ataque. Manuel Neuer apenas tocó la pelota en esta primera parte, arrojando las estadísticas al descanso un claro dominio bávaro: 8-3 disparos, 5-1 saques de esquina y 68% de posesión para Pep y sus chicos.

La superioridad del Bayern de Múnich no se vio mermada tras el descanso. El Dortmund sí se plantó más activo, aunque el Bayern mantuvo el encuentro bajo su férreo control, contando con un buen puñado de ocasiones para aumentar a dos goles su ventaja (48’, 55’ y 57’). Fue en el minuto 68 cuando Guardiola dio entrada a Robben, sentando en el banco a Thiago; a continuación Jürgen Klopp sacó a Henrikh Mkhitaryan (70’), aportando un perfil mucho más ofensivo a su equipo.

La intensidad del encuentro decayó en esta fase. El Dortmund consiguió que el juego se desarrollase cada vez más en el campo del Bayern; y así es como lograron el gol del empate: Aubameyang anotó en minuto 75 el 1-1 con el primer disparo del Dortmund a la portería de Neuer. Los bávaros se desorientaron, teniendo además que afrontar el repentino cambio de Robben, de nuevo lesionado (84’). Gracias a las acciones providenciales de Neuer (80’ y 82’) el Bayern no encajó más goles. Cuando acabaron los 90 minutos de juego reglamentarios, las estadísticas mostraban 13-10 disparos, 9-6 saques de esquina y 65% de posesión para el Bayern.

Con el comienzo de la prórroga, Pep y sus hombres apretaron al máximo y apuraron sus últimas balas: se rehicieron con el control del juego, desplegaron un gran juego combinativo y generaron ocasiones de gol claras a través de Schweinsteiger (102’ y 114’) y Götze (16’). El Dortmund, logró aguantar el vendaval a pesar de la expulsión de Kampl por doble amarilla en el minuto 108 y el marcador se mantuvo 1-1.

En la ronda de penaltis aconteció algo inimaginable: tanto Lahm como Alonso resbalaron al realizar su disparo, Langerak paró el disparo de Götze y Neuer mandó su chut al larguero. A pesar de que el guardameta local paró el penalti de Hummels, Gündogan y Kehl sí convirtieron sus ocasiones, logrando el pase del Borussia Dortmund a la ansiada final en Berlín.