presentada por
Menú
1-0 en el Allianz

¡A cuartos de final! El Bayern vence a un duro Darmstadt

Campeón de invierno, en octavos de final en Liga de Campeones, ¡y ahora también en cuartos de final en Copa! El FC Bayern se impuso en Copa hoy martes por la noche al SV Darmstadt 98 por 1-0 en el último partido en el Allianz Arena de este año 2015. El miércoles por la tarde se hará el sorteo de los emparejamientos para estos cuartos de final en Copa.

Un Bayern claramente superior (82% de posesión) logró encontrar un hueco en el muro defensivo del Darmstadt gracias a un verdadero golazo de Xabi Alonso en el minuto 40. Los 72.500 espectadores en el Allianz Arena pudieron ser testigos de una verdadera obra maestra, que a la postre supuso el único gol en una más que merecida victoria. El pase a cuartos de final no llegó nunca a estar en peligro, a pesar de que el cuadro muniqués no logró transformar que sus posteriores ocasiones subieran al marcador en forma de tantos.

Alineación

Guardiola apenas tiene dónde escoger a la hora de hacer rotaciones. De modo que el técnico español realizó un único cambio en comparación con el último encuentro de liga (2-0 frente al Ingolstadt): Xabi Alonso volvió al centro del campo, sentándose en el banquillo Holger Badstuber. En total tuvo que prescindir Pep de siete jugadores: Arjen Robben, Franck Ribéry, Douglas Costa, Mario Götze, David Alaba, Medhi Benatia y Juan Bernat.

A nivel táctico, el Bayern empezó con un 4-3-3, con Joshua Kimmich de lateral derecho y Philipp Lahm por la derecha del mediocampo.

Rocoso rival

Al contrario de lo que hiciera el Ingolstadt en el anterior partido del Bayern, el Darmstadt se parapetó en su propio campo con la mayor parte de sus efectivos, con una defensa de cinco hombres que dejó pocos huecos libres para circular. Se trató a todas luces de un partido que exigía paciencia y toque. El Bayern hizo circular con fluidez el cuero entre sus propias líneas y de este modo llegaron sus primeras ocasiones: por desgracia, Kingsley Coman (5’ y 7’) y Robert Lewandowski (18’) no afinaron suficiente su puntería.

Pasados cerca de 20 minutos de juego la sala de máquinas del Bayern comenzó a atascarse ligeramente. El Darmstadt se metió en el partido y trató de desactivar el juego de los locales. Como consecuencia el Bayern no volvió a generar ocasiones de peligro… hasta que llegó el golazo (de ensueño) de Xabi Alonso (40’) desde prácticamente 30 metros de distancia. La barrera que frenaba al Bayern se levantó y escasos minutos después Lewandwoski estuvo a escasos centímetros de lograr el 2-0, pero su cabezazo se estrelló en el poste derecho del portero (43’).

En la segunda parte el Darmstadt se sacudió el miedo y trato de jugar algo más. El Bayern arrastraba el cansancio de las intensas semanas pasadas y acusó la falta de chispa. No obstante, a nivel defensivo se mostró contundente, y gracias a Manuel Neuer, el Bayern certificó su pase a cuartos de final sin mayores complicaciones.