presentada por
Menú
3-1 en M’Gladbach

El Bayern cae derrotado a pesar de Ribéry

¡Esta vez le tocó tropezar al FC Bayern! El conjunto muniqués cayó derrotado por primera vez esta temporada en la jornada 15 de la Bundesliga. El rival no fue menor: el Borussia Mönchengladbach, cuarto en la clasificación, se impuso por 3-1 a los hombres comandados por Pep Guardiola.

El Bayern dominó en la primera parte, disponiendo de un puñado de ocasiones claras, pero tuvo que enfilar a vestuarios en el descanso con empate a cero en el marcador. En el segundo acto, el conjunto local aprovechó sus ocasiones con mucha sangre fría y clavó su aguijón por medio de Oscar Wendt (54’), Lars Stindl (66’) y Fabian Johnson (68’), en un Borussia-Park que colgó el cartel de ‘no hay entradas’. Franck Ribéry, que completó su regreso a los terrenos de juego tras su larga lesión, entró en el último cuarto de hora de partido para anotar el único tanto del Bayern. Sin embargo, la entrada y el impulso del galo no fueron suficientes para culminar la remontada. El FC Bayern no caía derrotado en la primera vuelta de la Bundesliga desde el 28 de octubre de 2012.

Alineación

La nota positiva del partido vino desde el banquillo: Ribéry completó su regreso tras 269 días de ausencia obligada por su larga lesión. Sin embargo, no fue la única noticia que nos dejó el partido: Guardiola sacó al campo un once titular idéntico al del partido anterior frente al Hertha Berlín (2-0). Se trata de la segunda vez en 131 citas oficiales que el técnico español repite alineación en dos encuentros consecutivos.

Por su parte, el entrenador del Gladbach, André Schubert, que sumó su noveno partido de liga consecutivo sin conocer la derrota, tenía pocos (o más bien ningún) motivos para cambiar su once tipo. Únicamente introdujo una variación en su equipo titular respecto al empate por 3-3 frente al 1899 Hoffenheim: el joven suizo Nico Elvedi (19 años) debutó como titular en la Bundesliga, sustituyendo a su compatriota Josip Drmic.

Dos partes, dos partidos

Lo cierto es que el Borussia Mönchengladbach le puso las cosas complicadas al FC Bayern desde el primer momento. Los locales trataron de interceptar siempre los pases de Manuel Neuer y presionaron muy arriba a la defensa del Bayern. Sin embargo, el conjunto muniqués logró plantear una mejor estrategia en el campo y a los diez minutos de juego dispuso de una serie de buenas ocasiones: Martínez (10’), Lewandowski (18’), Müller (19’) y Coman (25’), quien con su disparo al poste fue el que más cerca estuvo de adelantar al Bayern.

La presión de los bávaros continuó incrementándose a partir de la media hora de partido. El Gladbach defendía bien los envites del Bayern, manteniendo el peligro alejado de su área y realizando de manera creciente incursiones en campo del Bayern. Aún así, exceptuando un cabezazo de Lars Stindl (29’) y un disparo lejano de Mahmoud Dahoud (45’), los locales no dispusieron de muchas más ocasiones de gol en la primera parte. De modo que el primer acto llegó a su fin sin goles en el marcador, habiendo ofrecido un buen espectáculo de fútbol al espectador, y con una posesión del balón del Bayern de “solo” el 58,5 por ciento.

Todo esto cambió radicalmente con el inicio de la segunda parte, para pesar de los aficionados del Bayern. El Gladbach se mostró inapelable de cara a la portería: primero un disparo raso de Wendt (54’) puso el 1-0, doce minutos más tarde Stindl (66’) amplió la ventaja a dos tantos (2-0) y finalmente en un contraataque Johnson hizo el 3-0 en el 68’, doblegando así al Bayern. Ribéry acortó distancias (81‘) nada más entrar al campo, pero poco más pudo hacer el galo.