presentada por
Menú
2-0 contra el Ingolstadt

El Bayern campeón de invierno

El Bayern vuelve a ser una vez más campeón de invierno. En la jornada 16 el club muniqués ha ganado el derbi contra el Ingolstadt por 2-0 (0-0) y se ha asegurado así ser campeón de invierno. Para el Bayern es la quinta vez consecutiva y la número 21 en total.

Tras una primera parte sin goles fue Robert Lewandowski quién adelantó al conjunto de Pep Guardiola en el minuto 65 ante 75.000 espectadores en el Allianz Arena. Fue el gol número 15 para el polaco. Poco después (75’) el capitán Philipp Lahm decidió el partido para el Bayern, que sigue líder indiscutible con 43 puntos.

Alineación

En el último partido en casa, Guardiola tuvo muchas preocupaciones de cara a la plantilla. Franck Ribéry y Medhi Benatia volvieron del partido en Zagreb con lesiones musculares y no están a disposición del entrenador hasta el año que viene. Asi que Guardiola cambió su once en seis posiciones: A parte de Benatia y Ribéry, Julian Green también era baja. Sven Ulreich, Xabi Alonso y Sebastian Rode empezaron en el banquillo. Jugaban Manuel Neuer, Jérôme Boateng, Holger Badstuber, Arturo Vidal, Thomas Müller und Kingsley Coman desde el principio.

Vuelve Thiago y Lewandowski decide

Durante toda la primera parte el equipo visitante siguió siendo un rival incómodo. Estuvieron durante todo el partido presionando bien arriba y así consiguieron mantener al Bayern lejos de su portería. En el otro lado, la defensa del conjunto muniqués tenía todo controlado durante mucho tiempo. Poco antes del descanso el Ingolstadt comenzó a ser más valiente y buscaron la portería de Manuel Neuer, que paró muy bien contra Roger (42‘), Stefan Lex (42‘) y Lukas Hinterseer (43‘). Los equipos se fueron a los vestuarios sin goles.

Con más presión y decisión el Bayern salió en el segundo tiempo y tuvieron las primeras buenas ocasiones a través de Lahm (50’) y Lewandowski (54’), pero Ramazan Özcan paró en ambas ocasiones. En el minuto 51 Thiago celebró su vuelta al equipo tras una lesión que le apartó por poco tiempo del terreno de juego y el entrenador quería así crear más peligro en ataque. Pero primero tuvo el Ingolstadt una gran ocasión de marcar. Lex lo intentó (58‘), pero Neuer estuvo atento.

En el otro lado Lewandowski lo hizo un poco mejor. Tras un buen pase de Boateng, el goleador superó a Özcan y remató desde la derecha de la portería con muy poco ángulo y puso así el 1-0 en el marcador (65’). Diez minutos más tarde, Lahm (75’) decidió el partido a pase de Müller. Los visitantes, que hasta ese momento habían aguantado muy bien, se dieron por vencidos y así el partido terminó con una victoria merecida de los de casa.