presentada por
Menú
El Bayern cierra la primera vuelta con una victoria 0-1

Ocho puntos de ventaja

¡Conseguido! Con una muy merecida victoria 0-1 (0-1) sobre el Hannover 96 despide el Bayern la primera mitad de la temporada liguera. 15 victorias, 1 empate y 1 derrota suponen la segunda mejor primera vuelta de la historia de la Bundesliga. Dado que el inmediato perseguidor, el Borussia de Dortmund, ha perdido en Colonia 2-1, el campeón de otoño pasará el parón invernal con ocho puntos de ventaja sobre el segundo clasificado.

49.000 espectadores llenaban las gradas del HDI Arena para ver cómo el Bayern dominaba desde el primero hasta el último minuto. Los bávaros hicieron que corrieran el balón y los adversarios, creando la mayor parte de sus ocasiones durante el primer tiempo. El gol decisivo llegó de las botas de Thomas Müller en el minuto 40 desde el punto de penalti.

Alineación

El Bayern viajó a Hannover con casi todos los efectivos disponibles: 13 jugadores de campo y 2 porteros. Guardiola hizo rotaciones en dos posiciones. Por Joshua Kimmich y el lesionado Philipp Lahm fueron titulares Holger Badstuber y Thiago. Este último fue titular por última vez a principios de noviembre (5-1 sobre el Arsenal). En el banquillo, como ya pasó en el último duelo, quedaban sitios libres. Los muniqueses saltaron al campo con un 3-3-3-1.

El partido

Los bávaros no esperaron para coger la sartén por el mango tras el pitido inicial y fueron los dueños del encuentro. Sin embargo, la efectividad ante la meta dejó que desear. Thiago (5') y Müller (30') pusieron a prueba al arquero del Hannover, Ron-Robert Zieler, y Lewandowski se encontró con el poste (30'). Una mano dio origen a un penalti que Müller transformó en el 0-1 en el minuto 40.

El Hannover 96 no gozó de mucho tiempo fuera de su mitad del terreno en el primer tiempo, aunque también pudo haber tomado la delantera en el marcador. Pero Manuel Neuer desvió un cabezazo de Leon Andreasen hacia el larguero (8'). En cualquier caso, la ventaja al descanso fue totalmente merecida para el Bayern: 13-4 disparos a puerta y una posesión del 78% hablan por sí mismos.

Tras la reanudación la superioridad del Bayern se acentuó aun más. El balón circulaba con fluidez entre las filas muniquesas, aunque con la ventaja en el luminoso la finalización de las jugadas se empobreció, por lo que el partido perdió profundidad. No pasó mucho más sobre el césped. Y tras los 90 minutos, el 0-1, que no llegó a correr peligro, se convirtió en el resultado definitivo.